14/09/2017 - 12:05 a.m. jueves 14 de septiembre de 2017

Precios de la gasolina se incrementan por el huracán Harvey

Desde el 15 de septiembre, los consumidores pagarán $0.89 por el litro de gasolina de 95 octanos, $0.80 por la de 91 octanos y $0.68, el diésel. Si se calculara en galón, estará por debajo de los $4.50 de 2011 y 2012

Experto asegura que de no ocurrir otra tormenta, los precios deben bajar para el 29 de septiembre. / Archivo | La Estrella de Panamá
Archivo | La Estrella de Panamá

Experto asegura que de no ocurrir otra tormenta, los precios deben bajar para el 29 de septiembre.

Anterior Siguiente

Mileika Lasso
mlasso@laestrella.com.pa

A partir del viernes 15 de septiembre, el precio del litro de la gasolina y del diésel que se consumen en Panamá registrará un alza significativa, influenciada por las interrupciones del suministro y los cortes de las refinerías ubicadas a lo largo de la costa este de Estados Unidos y la costa del golfo causados por el huracán Harvey a finales de agosto pasado.

La Secretaría Nacional de Energía (SNE) informó que la variación en el precio representa un aumento de $0.13 por litro en la gasolina de 95 octanos, de $0.06 por litro en la gasolina de 91 octanos y de $0.05 por litro de diésel.

Con estos aumentos, los consumidores pagarán $0.89 por el litro de gasolina de 95 octanos; $0.80 por el de 91 y $0.68 por el diésel.

Se trata del incremento más alto desde que en Panamá se cambió la medida de galón a litro, pues en 2011 y 2012 el precio del galón de gasolina de 95 octanos superó los $4.50, el de 91 pasó los $4.10 y el del diésel rondó los $3.90.

Si la unidad de medida de la gasolina fuera todavía el galón, significa que a partir de este viernes 15 de septiembre y hasta el 29 de septiembre, los consumidores pagarían por un galón de gasolina de 95 octanos $3.37; uno de 91 octanos valdría $3.02 y el de diésel, $2.57.

Paula Mesé, técnica de hidrocarburos de la SNE, explicó que el incremento se debe a varios factores, entre ellos los climáticos.

‘El huracán Harvey afectó Texas, lo que ocasiono el cierre del 8% de las refinerías y eso se traduce en la disminución de la oferta de dichos refinados, mientras que el huracán Irma provocó que aumentara la demanda de más productos por parte de los ciudadanos'.

Mesé destacó que ‘el mercado del crudo es diferente al de (productos) refinados, el precio del crudo en barriles para refinar se ha mantenido estable, al igual que su producción'.

La técnica sostuvo que la SNE regula los precios de los combustibles y sigue monitoreando los precios. A medida que todo se vaya normalizando, se espera que se refleje en los precios.

Por su parte, Wolfran González, consultor y exdirector de Hidrocarburos del Ministerio de Comercio e Industrias, manifestó que durante el paso de Harvey se cerraron y cancelaron todas las operaciones. El 50% de las refinerías de Estados Unidos se encuentran en el golfo de México y en Texas se ubica el 25% de ellas (las más modernas y eficientes).

Los puertos fueron cerrados y los oleoductos también. Así pues, se afecta el suministro de todos los mercados que dependen de dichas plantas para obtener combustible terminado. González adelantó que ‘se espera que en una semana todo vuelva al 100% de la operación, los puertos, oleoductos, etc.'

Afortunadamente, apuntó González, los inventarios de los tanques en Estados Unidos estaban altos antes de Harvey; de lo contrario, habría un desabastecimiento.

Aclaró que Irma no tendrá ningún efecto adicional al que interrumpió el paso de los buques tanqueros con combustible. Para el próximo cambio en 15 días (29 de septiembre), si no hay ninguna otra tormenta, ‘los precios debiesen bajar'.

CONSUMIDOR

Para Oscar García, administrador de la Autoridad de Protección al Consumidor y Defensa de la Competencia (Acodeco), el asunto es más complejo. ‘No importa en sentido estricto cuándo se compre la gasolina ni cuándo llegue. Los cálculos del precio de paridad se hacen con una fórmula de los precios de la costa del golfo de Estados Unidos, que es la zona más competitiva'.

García señaló que Acodeco solo fiscaliza ‘el cumplimiento de los precios topes, el reglamento técnico de combustibles y verifica que las estaciones no dejen de vender combustible por estar esperando el cambio de precio'.

El Decreto Ley 36 de 2003 establece que los comercios deben mantener un inventario de diez días de producto para venta.


comments powered by Disqus