11/06/2018 - 12:01 a.m. lunes 11 de junio de 2018

Panamá, piedra angular para la Ruta de la Seda

El istmo se convertiría en la puerta de entrada de mercadería china para su distribución a todo el continente americano, mientras que algunos ven con cautela la conectividad por la apertura del Tapón del Darién

Panamá, piedra angular para la Ruta de la Seda

Mileika Lasso
mlasso@laestrella.com.pa

La conectividad de Panamá sigue siendo su principal atractivo para hacer negocios. Luego del establecimiento de las relaciones diplomáticas con China, el 13 de junio de 2017, se abrió la ventana para que el país sea el principal puerto de entrada de la mercadería que se traslada a través de la Ruta de la Seda china en América.

La ‘One Belt, One Road' (OBOR, por sus siglas en inglés), también conocida como Ruta de la Seda, en referencia al histórico camino que recorrió el legendario Marco Polo, es un corredor económico que cruza desde Asia hasta Europa por vía terrestre y representa el mayor movimiento de contenedores junto con otra vía marítima que también llega a África, y se denomina la Ruta Marítima de la Seda del Siglo XXI. Curiosamente, solo en 2016, el comercio entre China y los países ubicados a lo largo de la ruta fue de unos $913 mil millones.

Eddie Tapiero, economista especializado en Inteligencia Competitiva, explicó en el marco del XXXIV Congreso Latinoamericano de Comercio Exterior (CLACE), que con el establecimiento de las relaciones diplomáticas entre Panamá y China, es el momento de grandes oportunidades para el istmo.

‘Hasta ahora la Ruta de la Seda se desarrolla de forma horizontal entre Asia y Europa, y con Panamá, la ruta tomaría una forma vertical, al igual que el continente, lo que incrementaría los negocios de China y los de Panamá también', comentó el experto, quien fue invitado al congreso por la Federación Latinoamericana de Bancos.

‘La Ruta de la Seda ofrece un nuevo escenario para incrementar el comercio internacional, tanto en el lado Pacífico como el lado Atlántico', apuntó.

La OBOR actual abarca una serie de infraestructuras que se entrelazan como ferrocarriles, zonas francas y puertos. Hoy día se prevé que Europa consuma los productos que provienen de China, y además se convierta en un centro de acopio y distribución de esa mercancía.

OPORTUNIDADES DE NEGOCIO

Debido a lo anterior, Panamá también gana protagonismo tanto por su acceso al Atlántico como al Pacífico, al estar rodeada por ambos mares, con lo que podría sacar ventajas de ese comercio, al que se le suma el proyecto ferroviario panameño que conectará las ciudades de Panamá y David.

Se estima que el proyecto del ferrocarril costará $5,500 millones, y permitiría cubrir en apenas dos horas y media una distancia de 450 kilómetros.

Con la OBOR que promovería la integración geográfica y comercial de ambos países, también China tiene la posibilidad de incrementar sus negocios con América del Sur y América del Norte.

COMERCIO

El gigante asiático cuenta con 160 provincias

China contará con 350 millones de personas (65%) entre 2020-2030 en las áreas urbanas, las que devengarán $10 mil por año, ubicándose como la principal clase media del planeta. Mientras tanto, la clase media estadounidense bajará de 54% (2009) a 18% (2020-2030).

Para el economista, en el lado Pacífico hay grandes oportunidades de desarrollo, pues el tránsito por ‘el Canal permite un shortcut para que los buques ahorren combustibles y días de navegación para llegar del lado oeste de Estados Unidos al este'.

Lo cambios están presentes y son positivos', afirmó. La Ruta de la Seda es la oportunidad de aumentar el diálogo entre los países, pero falta si se desarrollará, sentenció.

Tapiero enumeró algunas de las ventajas de Panamá como una plataforma logística que conecta a 144 rutas comerciales en 1,700 puertos de 160 países. ‘Además el hub aéreo del país llega a 74 destinos en 30 países y ya desde el 5 de abril llega China Airlines al Aeropuerto Internacional de Tocumen'.

El economista fue enfático al señalar que ‘este es el momento, no hay otros proyectos para que China amplíe la Ruta en la región, de surgir otra iniciativa cerca se generaría un desarrollo destructivo, pues ya el país tendría que compartir el negocio', destacó.

RETOS POR CONCRETAR

Panamá tiene la conectividad, pero requiere hacer mejoras para llevar esa conexión a más oportunidades. ‘Todavía se requieren adecuaciones, construir carreteras o mejorar la conectividad en las áreas productivas de Panamá, la cual debería tener inicialmente una aduana integrada con Costa Rica; mientras que por el flujo de comercio se debe analizar la apertura del tapón del Darién, por la importancia industrial de Colombia', comentó.

‘Aquí el negocio entre los tres países sería recibir carga fragmentada, pues sería una nueva posibilidad, pero sería un modelo conceptual', adelantó el experto.

Además de lo anterior, Panamá no es el único que debe hacer ajustes, señaló Tapiero. Las mejoras son inclusivas, pues aparte de la disputa arancelaria y comercial entre China y Estados Unidos, este último debe estar abordo para fomentar el comercio, se debe fortalecer la gobernanza de los países de la región, fortalecer su democracia, pensar en la estabilidad a largo plazo, pensar en las cadenas de suministro globales para cooperar y competir y fortalecer el comercio entre los países.

UN GIGANTE QUE SIGUE CRECIENDO

Y es que hacer negocios con China es atractivo, ya que este territorio de 160 provincias no solo es el segundo socio comercial del Canal de Panamá y el séptimo destino de las exportaciones panameñas sino que un estudio de la firma McKensey proyecta que el gigante asiático, de 2020 a 2030, contará con 350 millones de personas en las áreas urbanas, las que devengarán cada una $10 mil al año. Esa población será la clase media más importante del planeta, abarcando el 65%; mientras que la estadounidense bajará de 54% en 2009 a 18% para 2030.

Pero China no se hizo en un día. El desarrollo que hoy cosechan es el producto de años cambiando y amoldando su modelo de negocios.


comments powered by Disqus