25/06/2018 - 12:00 a.m. lunes 25 de junio de 2018

Panamá gana fuerza con corresponsalías bancarias

Ante el cuestionamiento del tipo de corresponsalías que regresaron a Panamá, banquero explica que el ‘de-risking' y listas discriminatorias son los que afectaron el negocio

Representantes de la banca estudian cómo medir el riesgo para que normativas foráneas no nos afecten. / Archivo | La Estrella de Panamá
Archivo | La Estrella de Panamá

Representantes de la banca estudian cómo medir el riesgo para que normativas foráneas no nos afecten.

Mileika Lasso
mlasso@laestrella.com.pa

Las corresponsalías son los servicios que necesitan todos los bancos fuera de su país para realizar pagos, contar con líneas de crédito y garantía, entre otros. Luego de su inclusión a listas discriminatorias como país no cooperante, Panamá perdió corresponsalías estadounidenses, las que hoy han sido recuperadas con el mejoramiento de la imagen.

Sin embargo, el retorno de la calidad de la corresponsalía fue puesto en duda por Giorgio Trettenero, secretario General de la Federación Latinoamericana de Bancos, quien manifestó que aunque Panamá recuperó las corresponsalías bancarias, se debe analizar qué tipo de categoría son.

Las declaraciones del banquero se generaron durante la inauguración del Congreso Latinoamericano de Comercio Exterior 2018, organizado por la Asociación Bancaria de Panamá (ABP).

COBERTURA DE LOS SERVICIOS

La banca panameña se apoya en la banca estadounidense para diversos servicios.

Algunos de los bancos grandes de Estados Unidos que sirven a la banca panameña son: Citibank, Bank of New York Mellon, J.P. Morgan y Wells Fargo, entre otros.

Banca busca minimizar los riesgos para seguir operando sin que las directrices de otros reguladores les afecten.

Carlos Troetsch, presidente de la ABP, al ser cuestionado sobre la tipificación de las corresponsalías, explicó que ‘la clasificación como tal no existe, pero la realidad es que hay bancos corresponsales grandes, medianos y pequeños'.

Algunos bancos grandes con los que el país mantiene corresponsalías en Estados Unidos son: Citibank, Bank of New York Mellon, J.P. Morgan y Wells Fargo, entre otros.

‘La realidad es que al país han regresado cerca de 52 corresponsalías bancarias transfronterizas', dijo el banquero. La cantidad de corresponsalías en mención se complementa con otras 20 que estaban para ubicarse en 72 bancos corresponsales.

‘DE-RISKING'

El representante de la ABP comentó que a Panamá no solo le afectó la inclusión en la listas discriminatorias, pues el de-risking —decisión de los bancos de racionalizar sus relaciones con clientes o plazas de alto riesgo— ha jugado un papel que ha incidido en el tema de las corresponsalías, pues por cuestiones de regulación los bancos extranjeros culminaron los servicios con sus clientes en Panamá.

El banquero explicó que debido al de-risking ‘en los últimos cinco años ha sostenido conversaciones con autoridades y banqueros en general, con la finalidad de buscar una estrategia que nos ayude a medir el riesgo, según lo establece los reguladores de otros países, para que eso no nos afecte, pues la banca analiza cómo disminuir ese riesgo, lo que está bien, pues no es lo mismo lograr que un banco grande te ofrezca diez servicios a tener que relacionarte con otro más pequeño y el cual solo podrá cubrirte con tres servicios, a diferencia del anterior'.

‘Tradicionalmente, la banca panameña tiene relación con la estadounidense. No obstante, los reguladores comenzaron a dar dos señales de alerta, debían cuidarse de tener relaciones con bancos con riesgo, es decir, por lavado de dinero, entre otros temas irregulares, además de que analizarán optimizar sus recursos a brindar servicios que no pagaban suficiente, allí surgió el de-risking o el riego del no riesgo', puntualizó Troetsch.

Pero Troetsch aclaró que ‘así como la banca en Panamá estuvo afectada, el de-risking se convirtió en un fenómeno a nivel mundial, pues hubo jurisdicciones que quedaron sin protección, imagínese quedar sin protección ni transferir dinero, gracias a Dios eso nunca ocurrió en Panamá.

Matías Mora, director general de Berkeley Research Group, en una entrevista previa comentó que ‘el de-risking forma parte de las exigencias de los bancos estadounidenses y europeos, que mantienen deprimida a la pequeña y mediana industria financiera de la región, debido a que para cumplir con ellas, deben cambiar sus estructuras, lo que implica que muchos bancos no pueden adaptarse.

Entre 2015 y 2016, la banca centroamericana experimentó el cierre del servicio corresponsal de unas 250 cuentas, en ese momento, el número no aparentaba descender, pues las evaluaciones por el de-risking eran muy fuertes.

comments powered by Disqus