02/12/2017 - 12:02 a.m. sábado 2 de diciembre de 2017

Latinoamérica adapta su producción a las necesidades de China hacia el futuro 

Durante la XI cumbre de negocios China-LAC se destacó que uno de los desafíos más relevantes hacia el futuro de China será el tema del agua

 / Archivo | La Estrella de Panamá
Archivo | La Estrella de Panamá

EFE
online@laestrella.com.pa

Latinoamérica busca desarrollar una producción agroindustrial más sostenible a futuro y basada en la gran demanda de recursos naturales y alimentos que tiene China como su aliado comercial estratégico.

En ese sentido se expresaron ayer en el marco de la XI cumbre de negocios entre China y Latinoamérica China-LAC, los oradores de la Sesión paralela de Agronegocios, que debatieron sobre los logros, dificultades y desafíos de sus vínculos comerciales en esa materia.

Sobre el tema, el fundador del grupo económico argentino con eje en la producción y exportación agroindustrial alimentaria Grobo Gustavo Grobocopatel destacó que uno de los desafíos más relevantes hacia el futuro de China será el tema del agua.

"Un punto importantísmo es el tema del agua, porque si hablamos de un país (China) en el que el 20 % de la población tiene el 4 % del agua, es muy probable que en el futuro la relación entre China y América Latina pueda ser analizada como flujo del agua o políticas que lo favorezcan", apuntó.

"En esta región del mundo hay agua barata y un capital humano apto para la producción agrícola, que es difícil que exista en otros países del mundo. Entonces somos los aliados mas importantes que tendrá China para resolver grandes desafíos vinculados con la seguridad alimentaria, el combate contra la pobreza y el desarrollo", añadió.

En esa misma línea se manifestó el director de la empresa china CAMC, Wang Xingyang, que destacó que Latinoamérica "tiene recursos naturales abundantes" y "una estructura económica muy complementaria con China", por lo cual ofrece oportunidades "excelentes" para el comercio agrícola con el gigante asiático.

"Si bien América Latina y China están separadas por una larga distancia geográfica, desde el establecimiento de las relaciones diplomáticas entre China y esta región los lazos culturales, comerciales y económicos se están desarrollando rápidamente", recalcó Xingyang.

Por su parte, el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca de Uruguay, Tabaré Aguerre, indicó que uno de los desafíos que presenta mayor dificultad a futuro es el "aumento de los eventos climáticos extremos", ligado al cambio climático global, que obliga a los estados a generar estrategias adaptativas.

Si bien aseguró que los dos elementos centrales para una mayor cooperación entre su país, la región y China son los "elementos de sustentabilidad asociados al uso de recursos naturales, suelo y agua en la producción de alimentos", Aguerre dijo que es difícil pronosticar cuando el cambio climático persiste.

"Después de muchas décadas de fracasos hemos llegado a algunos acuerdos; pero aunque hoy se redujeran a cero las emisiones, el efecto inercial asegura un ambiente lo suficientemente variable como para demandarnos permanentemente mejora tecnológica, génetica y de las condiciones de adaptabilidad de nuestros cultivos y animales", aseveró.

La Sesión paralela de Seguridad alimentaria y Agronegocios de China-LAC 2017 contó con la disertación de Aguerre, Grobocopatel y Xingyang, así como del empresario chino Nie Min.

En ella se discutió el potencial agroindustrial de Latinoamérica y El Caribe con China, y cómo Latinoamérica podría contribuir a satisfacer las enormes y crecientes demandas de alimentos del país asiático, suministrando productos agrícolas con altos estándares de seguridad y calidad.

En el marco de esa conferencia se celebró asimismo la firma de u convenio entre el Instituto Nacional de Carnes de Uruguay y la China Certification & Inspection Group (CCIC) para elaborar una plataforma electrónica que visualice a los consumidores chinos la trazabilidad de la carne uruguaya.

comments powered by Disqus