20/03/2018 - 12:00 a.m. martes 20 de marzo de 2018

Índice de precios de alimentos a febrero disminuye 1.7%

Los números oficiales marcan los alimentos con una leve disminución en precio, pero esta baja no la perciben los consumidores en su día a día

En diciembre 2017, la CBFA costó $302.70 unos $5.29 menos que los $307.99 de diciembre de 2016. / Archivo | La Estrella de Panamá
Archivo | La Estrella de Panamá

En diciembre 2017, la CBFA costó $302.70 unos $5.29 menos que los $307.99 de diciembre de 2016.

Mileika Lasso
mlasso@laestrella.com.pa

A febrero de 2018, el grupo de alimentos y bebidas no alcohólicas del Índice de Precios al Consumidor —que tiene la mayor ponderación— presentó una variación negativa de 1.7%, según se desprende del más reciente informe del Instituto Nacional de Estadística y Censo (INEC) de la Contraloría General de la República.

El IPC, un indicador que mide cada mes la evolución de los precios de la canasta de artículos y servicios, conformada por 325 productos y servicios en los distritos de Panamá y San Miguelito, registró una disminución paralela al costo de la Canasta Básica Familiar de Alimentos (CBFA), que analiza otros 59 productos.

Según el Reporte de Costo calórico del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) en diciembre de 2017 el costo de la CBFA alcanzó los $302.70, representando una caída de $5.29 al compararla con igual mes del ejercicio previo, en $307.99.

Inflación impulsa el IPC en educación

Al comparar el Índice de Precios al Consumidor Nacional Urbano de febrero de 2018, con su similar del 2017, hay alzas en educación 3.8%; restaurantes y hoteles 2.9%; salud 1.9%; transporte 1.8%; bienes y servicios diversos 1.4%; recreación y cultura 0.6%; vivienda, agua, electricidad y gas 0.5%.

Por el contrario, el IPC baja en los grupos de alimentos y bebidas no alcohólicas -1.7%; prendas de vestir y calzado -1.0%; comunicaciones -0.9%, y bebidas alcohólicas y tabaco -0.5%.

Mientras tanto, el grupo muebles, artículos para el hogar y para la conservación ordinaria del hogar, se mantuvo sin variación.

No obstante, para Pedro Acosta Isturaín, secretario general de la Unión Nacional de Consumidores y Usuarios de la República de Panamá (Uncurepa), la rebaja en el costo de la canasta básica es irreal, ya que para lograr esa cifra ‘en 2015 el MEF tuvo que modificar la metodología de la medición y variar la dieta de la familia panameña', por eso la ‘rebaja' no se percibe al momento de hacer supermercado.

En su momento, el MEF cambio el número de integrantes por familia de 3.8 personas a 3.5 personas, además de eliminar productos importantes, como el pescado, para sustituirlo por sardina enlatada, que contiene altas cantidades de sodio, lo que podría causar problemas de hipertensión y otros trastornos a la salud.

‘El dinero que una familia destina para hacer un supermercado hoy día no alcanza para cubrir lo mismo que se adquiría hace doce años, pues el poder adquisitivo se ha perdido poco a poco', comentó Acosta.

Y es que cada día los panameños pierden poder adquisitivo, según el informe de ‘Poder adquisitivo del balboa', de la Contraloría General de la República, $1 en 2017 equivalía a $0.96, cuando en $2013 el valor se mantenía en $1.

Por su parte, el economista y catedrático de la Universidad de Panamá Adolfo Quintero considera que en Panamá hay un descontrol con el costo de la canasta básica, ya que el gobierno reguló el precio de venta al consumidor de 22 alimentos; sin embargo, la realidad es que hay otros 37 alimentos que no tienen esa regulación, lo que se encarece de igual forma al adquirirla.

‘Hay que tomar en consideración la temporada de algunos alimentos, pues podría estar marcada por la especulación, lo que impulsaría aún más el costo.

CONTROL DE PRECIOS

Para acentuar la situación en 2014, la administración de Juan Carlos Varela cumplió con una de sus promesas de campaña electoral de regular el precio de algunos alimentos.

Según el defensor de los consumidores, los mecanismos que ha buscado el gobierno, como el Control de Precios, ‘han demostrado que existe una distorsión en el mercado, la cual han mantenido en los últimos tres años por la iniciativa que regula el precio de 22 alimentos y que extienden de tiempo en tiempo'.

‘De los alimentos bajo el sistema de Control de Precios, la única proteína que ha logrado atraer a los consumidores es el pollo, pues las otras opciones no son tan atractivas para la dieta', agregó Acosta.

Mientras tanto, la Autoridad de Protección al Consumidor y Defensa de la Competencia (Acodeco), que también mide el costo de la Canasta Básica de Alimentos en los distritos de Panamá y San Miguelito, indica en su informe de enero de 2018 que el costo mínimo de la canasta osciló entre $267.17 y $305.07, a diferencia de enero de 2017, cuando para adquirir los 59 alimentos que la componen, el consumidor debió gastar de $277.99 a $312.05.

Según Acosta, hasta que los consumidores, es decir, la demanda, no se vuelva responsable de contrarrestar el juega vivo, pues el Control de Precios se estableció para que las familias más pobres adquirieran productos de primera necesidad, sin embargo muchos administradores y dueños de restaurantes y fondas son los que están adquiriendo los productos con precio regulado.

‘En Panamá hay que cambiar los hábitos de consumo y verdaderamente sacrificarse, para hacer resistencia, pues esta administración tiene su norte bien marcado y es depender cada vez más de las importaciones', señaló Acosta.

comments powered by Disqus