24/05/2018 - 12:01 a.m. jueves 24 de mayo de 2018

Importancia del ahorro y las finanzas personales

Una vez establecido el método, se debe seleccionar el tipo de cuenta.

El primer paso es plantearse un objetivo y presupuestarse. / Shutterstock
Shutterstock

El primer paso es plantearse un objetivo y presupuestarse.

Redacción La Estrella de Panamá
periodistas@laestrella.com.pa

El primer paso para organizar los ahorros es definir objetivos, por ejemplo (Navidad, educación básica, media, superior, abono de auto, casa, viaje, jubilación, seguridad, etc.). Incluso pueden ser objetivos diferentes y simultáneos. Multibank facilita una guía práctica en la que indica que la selección del ahorro define los parámetros del monto y el plazo para lograrlo.

Una vez establecido el método, se debe seleccionar el tipo de cuenta. Lo ideal es analizar qué cuenta se ajusta al cliente, ya que en casa se debe enseñar al niño a ahorrar. Hay cuentas que por su monto de apertura y saldos, pagan tasas más atractivas y en las cuales se permite un ahorro desde $25 quincenales o mensuales, para ir creando un fondo y lograr el objetivo establecido. También existen cuentas especiales que no pueden ser tocadas para evitar la tentación de su uso. De cualquier forma, una regla general es que ahorre en una cuenta diferente a la que cobra su planilla o a la que utiliza para realizar transacciones en su día a día.

Contar con un presupuesto eficiente permite lograr los objetivos (del tipo que sean, personales o familiares), mientras cumple sus obligaciones. Lo importante es no ahorrar lo que le queda, sino estipular el monto a ahorrar primero y ajustar los gastos con lo que le queda. Es un enfoque distinto, pero que en el día a día se convierte en una estrategia poderosa.

El cuidarse de deudas innecesarias es mucho más fácil cuando se tiene el presupuesto establecido y los objetivos claros. En cuanto a los préstamos y tarjetas, estos pueden convertirse en un aliado para lograr el objetivo, y muy por el contrario de la mentalidad popular, la tarjeta puede convertirse en un instrumento de ahorro. Una tarjeta de crédito puede ayudar al padre de familia a cancelar la anualidad de la colegiatura de sus hijos y en algunos casos recibir algún tipo de retorno o beneficio, lo que aplica para los gastos del auto o beneficios en restaurantes, supermercados, compras, etc.

Estas recomendaciones promueven las finanzas sanas, ya que el ahorro no es optativo, es un ‘debe ser'.

El límite por ahorrar depende de la necesidad y capacidad del ahorrista. No por tener la capacidad debe solicitarse el máximo, solo debe solicitarse lo que se requiere y eso va de acuerdo con cada persona. Es por eso que para cada obligación debe buscar un especialista que lo oriente. Recuerde que el crédito se paga con intereses, por eso debe utilizar solo lo necesario.

La mejor forma de distinguir un gasto es preguntárse antes ¿Qué pasa si no lo compro? La respuesta le dirá si es un lujo o una necesidad.

Aun cuando las emergencias pueden ser innumerables, podemos tipificarlas en: enfermedades, accidentes e imprevistos. Los dos primeros se abordan con seguros, para que la persona se enfoque en el tercero que se atiende con el esfuerzo de ahorrar. Otra opción puede ser solicitar préstamos prendarios para no descapitalizar el ahorro o tocar el ahorro si fuese necesario.

La forma más fácil de salir de un problema es no meterse en él. Si puede estructurar un plan con objetivos definidos, hágalo; y si está inmerso en deudas, haga un presupuesto y ajuste, acérquese a su banco a buscar alternativas. En cualquiera de las dos debe comprometerse con su meta de ahorro, que por muy chica que sea, en algún momento lo va a celebrar.

comments powered by Disqus