20/04/2019 - 12:04 a.m. sábado 20 de abril de 2019

El ser humano, pieza clave en el Mercado Laboral Global

El mercado laboral es un tema que no solo le incumbe al sector privado y su fuerza laboral. 

  /

Anterior Siguiente

Laritza Lezcano
periodistas@laestrella.com.pa

En la última década en el mercado laboral global se acentúan las tendencias al desplazamiento de la fuerza laboral, interrumpiéndose los flujos operativos y rediseñándose la forma en que se desarrollan operaciones. De aquí a qué se genere la interrogante ¿será el capital humano reemplazado por la tecnología?, una incógnita que surge tanto en el mundo académico como en el profesional, resultado de los avances tecnológicos en el sector empresarial.

Sin embargo, estas tendencias y la ansiedad inherente a ellas no son tema de reciente discusión. La expresión más exacta la tenemos con el advenimiento de la Revolución Industrial en el siglo XVIII. Para esta época, la fuerza laboral también se mantuvo escéptica ante los cambios que implicaba dicho movimiento llegando esta a adoptar posiciones similares como las que se reportan hoy en día frente a la Revolución Tecnológica o 4.0.

A partir de estas objeciones y el reconocimiento de oportunidades y nuevos caminos a optimización de resultados, se ha llegado a establecer dos corrientes. Aquella que visualiza la integración de la tecnología como una oportunidad para potenciar los márgenes operativos, mientras la segunda visualiza dicha integración como una amenaza a la estabilidad de la fuerza laboral.

Frente a estas posiciones, se hace transcendental el reconocer cuáles son esos beneficios así como las amenazas que realmente pueda imponer la innovación tecnológica. Por lo que hoy en día son numerosos los recursos literarios que versan sobre el impacto que esta tiene en participantes determinantes para el desarrollo y crecimiento de la economía global; entre estos, el sector privado, los gobiernos y la sociedad civil.

OPORTUNIDAD O AMENAZA

La tecnología ha sido matizada como el medio óptimo mediante el cual se pueden maximizar resultados operativos sin incidencia de las personas, llegándose a renegar la importancia que tiene el capital humano en la participación de los procesos.

A partir de esta presunción es cuando comenzamos a tejer la idea de que la tecnología amenaza la estabilidad de los empleados, ignorándose que dicha variable está condicionada al ser humano como su arquitecto por lo que sin este último no se implementaría porque simplemente no existiría. Por lo tanto, el ser humano es pieza clave e indivisible en el desenvolvimiento de la Revolución 4.0.

Aplicando un análisis comprehensivo es posible discernir un escenario donde la tecnología es un complemento o herramienta en los procesos que permite mediante la automatización potenciar la productividad de la fuerza laboral. Y que sumado a esta potenciación de resultados, es un promotor de desarrollo de habilidades blandas y técnicas.

A manera de ejemplo consideremos la minería de datos y el análisis de estos, una tarea que demanda destinar una significativa cantidad de tiempo en lo que a recaudación y procesamiento respecta. En el caso de un tomador de decisiones el contar con datos a la mano se incrementan las probabilidades de obtener mejores resultados. Así afirman los ejecutivos de diversas industrias quienes reportan ‘la automatización de procesos con relación a manejo de datos permite destinar mayor tiempo a la toma de decisiones potenciándose los beneficios de las operaciones'.

En lo que respecta al desarrollo de habilidades blandas y técnicas lo vemos reflejado en la necesidad del desplazamiento del capital humano a ejecutar funciones distintas a las tradicionales. Contrastando este hecho con estadísticas del mercado laboral, nos encontramos que con una mayor presencia de la tecnología son más las probabilidades de incremento de plazas de trabajo. Así lo corroboramos con los datos publicados en ‘La Naturaleza cambiante del trabajo' (Banco Mundial, 2019) que confirman que los cambios tecnológicos propiciaron la creación de 23 millones de empleos en Europa, equivalente al 50% de las plazas, entre los períodos 1999-2016.

FICHA

La autora conduce el segmento ‘Su ventana financiera' en @Estrellaonline

Nombre completo: Laritza del Rosario Lezcano Navarro

Ocupación: Consultora Financiera

Resumen de su carrera: Master en Inversiones y Finanzas y Diplomado de Economía y Finanzas de la Universidad Queen Mary University of London. Licenciatura en Contabilidad, Banca y Finanzas de la Universidad Santa María La Antigua de Panamá. Experiencia laboral en auditoría comercial, análisis financiero e implementación de análisis cuantitativo.

Dichos resultados incrementan las probabilidades de materialización de las proyecciones comunicadas en el Reporte ‘El Futuro de los Trabajos' emitido por El Foro Económico Mundial (2018). De acuerdo con datos estadísticos sobre las proyecciones a mediano plazo del mercado laboral, se reporta que entre el 2018 al 2022 se experimentará un incremento del 11% en cuanto a nuevas plazas. En lo que respecta a la desaparición de plazas tradicionales se proyecta una disminución del 10% (2018: 31%; 2022: 21%).

Se establece entonces mediante estos resultados y proyecciones una contrabalanza entre el impacto negativo y positivo que tiene el acelerado avance tecnológico en el mercado laboral, determinándose que existe una compensación entre la desaparición de funciones que se tornan redundantes y la creación de nuevas funciones como exigencias de la tecnología y su buen funcionamiento. Ahora, dichas oportunidades están significativamente relacionadas al nivel educativo de la fuerza laboral.

Esta última condición impone un fuerte reto principalmente a las economías emergentes y en desarrollo donde los sistemas educativos son básicos.

Considerando 20 economías emergentes y desarrolladas que en conjunto contribuyen al 70% del PIB Global y son casa de las multinacionales más rentables, nos percatamos de que el talento humano es uno de los principales factores por el cual los procesos son automatizados. El no contar con talento se torna en una limitante para la inversión extranjera que realizan multinacionales en busca de localización de operaciones en otras jurisdicciones.

INCLINACIÓN

Apoyar o no apoyar la Revolución 4.0 no son posiciones que garantizan la estabilidad de la fuerza laboral y los ingresos que esta percibe.

Frente al panorama actual, lo que corresponde es propiciar la adaptación de los sistemas educativos actuales, promover el desarrollo de las habilidades blandas y técnicas de cada individuo y evitar continuar en las prácticas convencionales de educación y orientación profesional.

Considerando que el ser humano es una pieza clave, más bien conviene establecer un enfoque holístico que enmarque hacia dónde se dirige el mercado laboral, identificar oportunidades, determinar cómo tomar provecho de estas e identificar los retos.

La Revolución 4.0 y lo que esta conlleva es una experiencia prevista, lo que sucede es que ha llegado la hora de crear sinergia entre la tecnología y el ser humano.

comments powered by Disqus