08/09/2018 - 12:00 a.m. sábado 8 de septiembre de 2018

El hombre de la CAPAC

Eduardo Rodríguez Jr. se incorporó a la CAPAC, como director general del gremio, en 1983

Eduardo Fernández S.
periodistas@laestrella.com.pa

La concepción del éxito está más allá de lo que comúnmente se expresa. No es una condición inherente del individuo. Es la forma cómo una persona es valorada por los demás.

En el caso de Eduardo Rodríguez Jr. su éxito como director general de la Cámara Panameña de la Construcción (CAPAC) está concebido desde la valoración de sus miembros. Pero también por los resultados tangibles de una meritoria gestión que ha llevado a esa organización a un alto grado de excelencia como un gremio pujante, pilar y fundamento económico y social del país.

Desde un inicio caminó hacia la búsqueda de grandes metas y objetivos. En ese recorrido intervinieron factores claves como son la familia, la educación, el trabajo, la perseverancia, la disciplina y ser consecuente con las realidades nacionales.

La sólida formación profesional de Rodríguez se inició en la Universidad de Panamá donde se graduó, con los máximos honores académicos, como licenciado en Derecho y Ciencias Políticas. Se consolidó con estudios superiores en Administración de Empresas y Gerencia Organizacional en el INCAE, filial de la Universidad de Harvard, y posteriores seminarios en administración de asociaciones empresariales del sector privado realizados en Washington.

Su incorporación a la CAPAC en 1983 –después de granjearse triunfos en el sector público y como abogado- lo puso al frente de un proceso de transformaciones internas, creando las condiciones para lograr un proceso de crecimiento sostenible de la industria y promoviendo leyes de incentivo favorables a su desarrollo. Pero, sobre todo, sentando las bases de una evolución concertada a fin de ubicar a la CAPAC como el gremio líder e indiscutible de la industria del bienestar humano.

Ese nuevo modelo de gestión –con el constante respaldo de los presidentes de turno- permitió modificar las estructuras administrativas y dar paso al fortalecimiento económico de la CAPAC.

Las mejoras progresivas de la capacidad financiera del gremio de la construcción, le permitieron adoptar importantes medidas para beneficio de la organización, sus miembros y de la industria en general, no solo mediante el incremento de los servicios que reciben, sino también a través de la creación de una estructura organizativa que ha hecho posible el desarrollo de ambiciosos programas de trabajo.

‘La designación del licenciado Rodríguez como director general de la CAPAC fue un gran acierto. Desde el principio tomó las riendas de la organización y desenredó entuertos administrativos que teníamos. Sus contactos con las autoridades han sido efectivos, sus propuestas resultaron las correctas', afirmó el expresidente Gabriel Diez, en un reciente homenaje como miembro honorario del gremio.

Rodríguez considera como atributo el haber trabajado con personas emprendedoras, productivas, que le enseñaron a entender el oficio, a crecer profesionalmente, a participar de sus triunfos y a compartir sus dificultades.

El gremio lo ha galardonado con el Premio Presidente, la Medalla CAPAC y la Medalla Centenario. En el 2011 recibió el Premio Who is who, que concede la International Historial Society incorporando su nombre al libro de los profesionales más destacados de América y Europa.

En ocasión de sus 30 años de servicio, en el 2012 se le otorgó el máximo reconocimiento del gremio al designarlo como miembro honorario de la CAPAC, mérito conferido solo a siete personalidades en 57 años de fundación.

‘He dedicado a la CAPAC la mitad de mi vida –reflexionó Rodríguez al agradecer el reconocimiento-, lo mejor de mi entendimiento y los mayores esfuerzos para cumplir con mis deberes como director general de esta organización. Pero de igual manera, he recibido de la CAPAC todo lo que un gremio de esta naturaleza puede dar a quienes estamos vinculados con él. He recibido respeto, oportunidades y todos los reconocimientos posibles'.

Actualmente, después de 35 años como director general de la CAPAC, Rodríguez se ha convertido en una fuente constante de consulta de sus miembros, de profesionales del Derecho, de empresas constructoras y de importantes funcionarios y personalidades del sector público y privado.

Rodríguez ha sido fiel custodio de los valores que abrazaron un 8 de septiembre de 1961 los fundadores de la CAPAC. Le corresponde ahora a la nueva generación de contratistas, recoger el bastón y continuar la marcha por el sendero trazado por sus antecesores con trabajo, compromiso y vocación de servicio para mantener a la CAPAC siempre representativa y en constante crecimiento.

Así, manifestamos que Rodríguez es el hombre de la CAPAC.

ECONOMISTA

comments powered by Disqus