12/09/2018 - 12:00 a.m. miércoles 12 de septiembre de 2018

Encuesta Global de Fraude revela que corrupción prevalece en los negocios

Para Crespo, los equipos de gestión deben identificar y abordar las causas de las conductas no éticas en sus organizaciones

Uno de cada cinco encuestados menor de 35 años justificaría pagos en efectivo para ganar negocios. / Kryzhov | Shutterstock
Kryzhov | Shutterstock

Uno de cada cinco encuestados menor de 35 años justificaría pagos en efectivo para ganar negocios.

Mileika Lasso
mlasso@laestrella.com.pa

A pesar de un aumento sin precedentes en la aplicación e introducción de nuevas leyes de responsabilidad penal corporativa, la escala de sobornos y corrupción no ha mostrado ninguna mejora a nivel mundial desde 2012. Lo anterior lo refleja la 15ª Encuesta Global de Fraude realizada por la firma Ernst & Young (EY) a 2,550 ejecutivos de negocios en 55 países.

De acuerdo con los resultados revelados ayer a medios de comunicación, pese a que las entidades y agencias que regulan han impuesto más de $11 billones en sanciones financieras desde 2012, el 74% de los ejecutivos en América Latina todavía cree que las prácticas corruptas y de sobornos prevalecen en los negocios.

‘La corrupción continúa en niveles muy altos. El comportamiento no ético en los negocios sigue siendo un desafío, a pesar de la aplicación de leyes y sanciones en todo el mundo. La corrupción sigue siendo muy frecuente, las empresas se encuentran vulnerables a importantes daños financieros y de reputación', comentó Alfonso Crespo, socio de Forensic & Integrity Services de EY para Centroamérica, Panamá y República Dominicana.

Para Crespo, los equipos de gestión deben identificar y abordar las causas de las conductas no éticas en sus organizaciones. Los programas de cumplimiento deben incorporar los rápidos avances tecnológicos y comprender que el entorno de riesgo en las operaciones comerciales es cada vez más complejo. ‘Una administración de riesgos más robusta debería considerarse un medio estratégico para mejorar el desempeño comercial', indicó.

MERCADOS EMERGENTES EXHIBEN NIVELES MÁS ALTOS

La diferencia en los niveles de corrupción entre los países sigue siendo significativa: un 20% de los encuestados en los mercados desarrollados indicó que el soborno y la corrupción se producen ampliamente en los negocios, en comparación con más de la mitad 52% de los mercados emergentes.

Según los resultados, América Latina es la región del mundo donde los ejecutivos perciben un mayor riesgo de corrupción con un 74%, aunque en esta región existan países con leyes mejoradas contra este delito.

En general, los resultados muestran que a menudo hay un desfase entre la introducción de leyes ‘antisoborno' más estrictas y la reducción de la corrupción.

Brasil, por ejemplo, ha visto la introducción de legislación y una mayor aplicación en los últimos cuatro años. Sin embargo, el 96% de los encuestados de ese país indica que todavía las prácticas corruptas se producen ampliamente en los negocios, un aumento del 80% con respecto a 2014, cuando se introdujeron las nuevas leyes.

En Estados Unidos, donde la aplicación de la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero (FCPA) se intensificó a mediados de la década del 2000, los niveles percibidos de corrupción cayeron este año al 18%, una mejora del 22% con respecto al 2014.

INTENCIÓN Y RENDIMIENTO NO COINCIDEN

Según la encuesta, la integridad ocupa un lugar prioritario. Un 99% de los encuestados en América Latina reconoce la importancia de que su organización funcione con integridad. Aunque la percepción mejorada del cliente, la retención del personal y el rendimiento del negocio fueron vistos como beneficios que demuestran integridad, sigue habiendo un desajuste entre las intenciones y el comportamiento real.

‘Una administración de riesgos más robusta debería considerarse un medio estratégico para mejorar el desempeño comercial',

ALFONSO CRESPO

SOCIO DE EY

El 13% justificaría hacer pagos en efectivo para ganar o retener negocios y, curiosamente, este porcentaje se eleva al 20% en los menores de 35 años.

Mientras que el 25% considera que las personas deben asumir la responsabilidad principal de que su organización se comporte con integridad, un 41% de la responsabilidad debe ser de la administración. ‘El reto más importante es que las empresas construyan una cultura robusta de integridad y cumplimiento en la que sus empleados hagan lo correcto porque es lo correcto y no solo porque el código de conducta de la empresa se lo indique', comentó Crespo.

Finalmente, para el experto lo más alentador tras la encuesta es que los avances actuales en análisis forense de datos les permiten a las empresas aprovechar las nuevas tecnologías para aumentar la efectividad y la eficiencia de sus esfuerzos y mejorar los resultados de las investigaciones y del cumplimiento.

comments powered by Disqus