11/10/2018 - 12:02 a.m. jueves 11 de octubre de 2018

Demandan al Estado panameño y a la SBP por $73.9 millones

Los accionistas originales de Balboa Bank & Trust reclaman daños y perjuicios sufridos por ‘acciones y omisiones' durante el proceso de reorganización del banco, que derivó en su depreciación y venta a $3.80

La Superintendencia Bancaria ordenó la intervención de Balboa Bank en 2016. / Archivo | La Estrella de Panamá
Archivo | La Estrella de Panamá

La Superintendencia Bancaria ordenó la intervención de Balboa Bank en 2016.

Rekha Chandiramani
rchandiramani@laestrella.com.pa

Una nueva demanda empaña la venta de Balboa Bank & Trust a la costarricense BCT Bank. La acción representa esta vez a todos los accionistas de Strategic Investors Group, Inc. (SIG), grupo que tenía el 100% de las acciones de Balboa Bank antes de su intervención, en mayo de 2016, y quienes demandan por daños y perjuicios a la Superintendencia de Bancos de Panamá (SBP).

SIG exige que se condene al Estado panameño y a la SBP al pago de $73.9 millones más intereses, costos y gastos por ‘acciones y omisiones' en el proceso de reorganización y venta de las acciones de Balboa Bank, que terminó siendo vendido por menos de $5.00 a Corporación BCT.

Graciela Dixon, representante de los demandantes a través de la firma Britton & Iglesias, adelantó a este diario que ‘pronto' presentarían otra demanda a nombre de los clientes, esta vez, quienes tuvieron que aceptar un recorte en sus depósitos para mantener el banco a flote.

Según SIG, la SBP rechazó varias solicitudes de los accionistas para llegar a una venta ‘al menos a un precio razonable'. Los activos del banco ascendían a $49.8 millones a marzo de 2016. Una segunda valorización por parte de la firma Insignia cifró la entidad en $73.9 millones, según los demandantes.

Los accionistas originales, entre los cuales se encuentra Ahmad Waked (padre de Nidal Waked), alegan que la Superintendencia no reveló el resultado de las inspecciones realizadas ni tomó en cuenta la renuncia de Nidal de la directiva del banco.

En cambio, la SBP —luego de casi dos meses de análisis por parte del administrador interino nombrado por la SBP— recomendó la reorganización del banco para venderlo como negocio en marcha.

Así, el 1 de julio de 2016, Balboa Bank entra en un período de reorganización que se extendió por más de un año y que culminó el 20 de octubre del 2017 con la venta de las acciones a Corporación BCT y, en consecuencia, su fusión con BCT Bank.

RECLAMOS

Los accionistas originales del banco reclaman daños y perjuicios por $73.9 millones

Aducen que la SBP no cumplió con la Ley Bancaria, que les exige promover la confianza pública en el sistema bancario.

Denuncian, además, que fueron presionados por la SBP para acceder a poner sus acciones en venta, después de que la SBP rechazara otras alternativas que dieron los accionistas.

La SBP alega que ‘en todo caso han actuado con apego a la ley'.

En medio del proceso, alegan los demandantes, los accionistas pidieron reconsiderar las otras trece ofertas que recibieron por el banco, además de la oferta vinculante recibida por parte de los depositantes y bonohabientes de SIG. También pidieron que la SBP considerara la creación de un fideicomiso que permitiera la normalización de la cartera y una mejor venta. Otra opción que solicitaron fue devolver el banco a los accionistas aptos.

SIG señala que todas las opciones fueron rechazadas por la SBP, que el 22 de marzo de 2017 les advirtió que ‘de no aceptar la propuesta de compra presentada por BCT, se procedería a la liquidación forzosa del banco', por lo que tomaron la decisión ‘bajo presión y en condiciones absolutamente desventajosas'.

SIG denuncia que el proceso de reorganización demorado influyó de manera determinante en la depreciación del banco, materializando la venta del mismo a Corporación BCT por $3.80.

La SBP contestó a consultas de este medio indicando que ‘en todo caso la Superintendencia de Bancos ha actuado con apego a la Ley'.

Balboa Bank & Trust fue intervenido el 5 de mayo de 2016, luego de que Nidal Waked, quien fungía como tesorero de la junta directiva del banco en ese momento, fuera incluido por la Oficina del Control de Activos Extranjeros (OFAC) en la Lista Clinton.

La demanda se encuentra en la Sala Tercera de lo Contencioso Administrativo de la Corte Suprema de Justicia. La Estrella de Panamá trató de conseguir la versión de BCT Bank, pero tras varios correos enviados, al cierre de esta edición no hubo respuesta.

comments powered by Disqus