21/03/2019 - 12:00 a.m. jueves 21 de marzo de 2019

Cuarta línea de transmisión allanaría el terreno de exportación para generadoras

ASEP recomendó diferir el costo del proyecto en 35 años en vez de 20, como estaría concesionado originalmente. La entrega de propuestas está programada para el 28 de marzo

El proyecto costaría unos $500 millones. / Archivo | La Estrella de Panamá
Archivo | La Estrella de Panamá

El proyecto costaría unos $500 millones.

Rekha Chandiramani
rchandiramani@laestrella.com.pa

La cuarta línea de transmisión pasó el filtro de la Autoridad de los Servicios Públicos (ASEP), que había ordenado a Etesa poner el proyecto en pausa hasta entregar mayor ‘sustentación' del mismo.

En una resolución fechada al 15 de febrero, la ASEP ordenaba a Etesa suspender el proyecto y retirarlo del Plan de Expansión hasta actualizar la demanda energética en los tres escenarios: bajo, moderado y alto. Además, le pedía establecer con claridad la fecha de entrada de la cuarta línea.

Sin embargo, esta semana el regulador de los servicios públicos emitió concepto favorable ‘a falta de contraparte' al proyecto.

Etesa sustenta el proyecto como necesario para aumentar la capacidad del sistema, disminuir pérdidas, dar redundancia al sistema y disminuir los márgenes de voltajes críticos.

Actualmente, unos 485 MW que se generan en el oeste se congestionan en Llano Sánchez, en su recorrido hacia el este.

Esto se resolvería parcialmente en 2020 con la entrada en operación de bancos de capacitadores y compensadores estáticos síncronos (STATCOMs, en inglés). Pero, según el plan de demanda, volvería a congestionarse por el orden de 368 mW en 2022, algo que resolvería la cuarta línea desde su entrada programada para 2023, que inicialmente podría trasladar 230kW. Esto, según Etesa, disminuirá las pérdidas de entre 20 y 22 millones de dólares al año.

No obstante, en base a los números, el potencial de la cuarta línea prepararía a las generadoras para convertirse en jugadores clave en el mercado de exportaciones eléctricas. Incluso para aumentar su participación —no regulada— en el mercado de grandes clientes.

La demanda interna creció solo en 8 MW en 2018, una décima parte de los 80 MW pronosticados. Jorge Rivera Staff, abogado con amplia trayectoria en el sector, promedió el crecimiento anual entre 30 y 50 MW por los últimos quince años.

EN CIFRAS

El proyecto tiene un costo estimado de $500 millone< 35 años durará el reconocimiento de costos para este proyecto< 230kW serán energizados en la línea durante la primera etapa< 2023 año en que debería entrar a operar, si se sigue el cronograma de Etesa.

Actualmente, Panamá tiene una capacidad instalada de más de 3,000 MW, casi el doble del pico más alto de la demanda, que el mes pasado rozó los 1,700 MW.

Ariel Muñoz, subsecretario de cooperativismo del Sindicato de Trabajadores de la Industria Eléctrica y Similares, manifestó que no se oponen a la construcción de la cuarta línea, sino ‘a la concepción' de la misma, ya que traslada la facultad de transmisor de la energía —que legalmente le compete a Etesa— a un tercero para que administre y realice los cobros.

No descartan presentar recursos legales en los próximos días, adelantó Muñoz.

El ingeniero Aníbal Grimaldo también califica esta modalidad ‘Build, Operate & Transfer' (BOT, en inglés) como ‘una forma de privatizar Etesa'.

Originalmente, el proyecto ‘cuarta línea de transmisión eléctrica Chiriquí Grande-Panamá III en 500 kW y subestaciones asociadas' sería concesionado por 20 años, pero la ASEP recomendó diferir el costo del proyecto en 35 años.

comments powered by Disqus