05/09/2018 - 12:00 a.m. miércoles 5 de septiembre de 2018

¿Cuándo nos transformaremos en un país emprendedor?

El otro índice importante se titula ‘Condiciones Sistemáticas para el Emprendimiento Dinámico 2017' centrado en América Latina.

Luis Alberto Morán
economista.pty@gmail.com

Los países están apostando al emprendimiento como un instrumento esencial en la formación de MIPYMES, que fortalezcan el crecimiento sostenible en los países, y por supuesto como un mecanismo que promueva el empleo y la generación de ingresos. Sin dejar de lado la innovación que se promueve en todos los sectores, en la búsqueda de las necesidades que se observen y arroje el mercado.

Pero hay países que avanzan más que otros en esta búsqueda de promover los emprendimientos y fortalecer las pymes locales para que crezcan, se expandan y puedan trabajar en conjunto con las grandes. Hay dos índices que nos podrían dar luces, de lo que están haciendo otros, y que nos puedan funcionar. Desde el punto de vista de promover el emprendimiento en todos los niveles, de ofrecer bienes y servicios diferenciados, y de aportar al crecimiento económico del país que tanto lo necesita.

Uno de ellos, es el Índice Global de Emprendimiento (IGE) es un producto del Instituto de Emprendimiento y Desarrollo Global (GEDI, por sus siglas en inglés). El ‘GEDI' es una organización sin fines de lucro que realiza investigaciones sobre el espíritu empresarial, el desarrollo económico y la prosperidad. Entre los diez países más emprendedores se encuentran economías europeas, con la excepción de Estados Unidos, Canadá y Australia.

En el año 2017 el país más emprendedor fue Estados Unidos, que también ocupó esa posición en la medición del año anterior. Le sigue Suiza dentro del listado. Otras naciones como Suecia, Dinamarca e Islandia son economías europeas que tienen una tradición en tecnología e innovación, lo que provoca que las empresas se beneficien del mercado interno de la Unión Europea, dada su infraestructura y organización institucional. Por estas razones se han mantenido durante años dentro del listado de las 10 más importantes.

El país más emprendedor de la región es Chile, que ocupa la posición número 18 a nivel global, siendo el subíndice de ‘Actitud Emprendedora' el de más alto desempeño para esa economía. Puerto Rico y Colombia, siguen en dicho listado.

El subíndice de mejor desempeño para Puerto Rico fue el de ‘Competencias para Emprender' y el de Colombia ‘actitud emprendedora'. Panamá ocupa la octava posición, después de países como Perú, Costa Rica y Barbados.

El otro índice importante se titula ‘Condiciones Sistemáticas para el Emprendimiento Dinámico 2017' centrado en América Latina. Chile es el país con mejores condiciones para el emprendimiento, destacando por la creación del propio gobierno de startup Chile para atraer en su fase inicial a emprendedores extranjeros para expandirse en el país.

Luego continúan Brasil, Argentina, México y Costa Rica. Perú, Colombia y Uruguay van después. Mientras que Panamá ocupa el puesto 58 a nivel global y 13 a nivel de Latinoamérica, solo superando a Venezuela y Guatemala.

Nuestro país debe focalizar los recursos no solo en capacitar a los emprendedores, sino también brindarles las herramientas para desarrollarse en entornos favorables, incluso lograr mayor asociativividad entre proveedores, y encadenamiento productivo entre pequeñas, medianas con grandes empresas. De igual manera promover la tecnología y la innovación en los negocios, para ofrecer productivos diferenciados. Sin dejar de contar con las ofertas financieras que deben surgir tanto a nivel público como privado. Lo anterior, se canaliza a través de un ecosistema fortalecido que piensa en las fortalezas y debilidades de aquellos que mueven la economía.

Chile se encuentra tan alto en la lista por una política y economía excelente para hacer negocios. Este país ha propiciado el emprendimiento dentro de sus sectores sociales, laborales y políticos.

Estos países guardan en común la conexión con el resto del mundo, fuerza de trabajo capacitada, una infraestructura sólida, y un marco legal bien desarrollado y un fácil acceso al capital. Es decir, un ecosistema constituido donde todos empujan para el mismo lado.

Otros aspectos importantes son la investigación y el desarrollo, estimular la innovación, y rol de las alianzas público y privadas, y donde también participan las universidades. También los recursos disponibles, las infraestructuras adecuadas, la madurez del sector tecnológico, el compartir experiencias de actitudes y aptitudes con respecto a la creación de empresas, se convierten en factores claves. De igual manera, la regulación, la adopción de tecnologías en la nube, la protección de datos y la adopción de estándares de ciberseguridad.

Ser un país emprendedor es promover los negocios en línea, y con bajo costo. Con menos trabas u obstáculos e impuestos. Es reducir los procedimientos, el tiempo y los costos para aquellos que ya validaron su idea, y no ahogarlos en el intento, así se fomenta una cultura para hacer cosas nuevas sin temor al fracaso, que siempre está latente o presente. Estos países que muestran avances han encontrado que no está mal fallar, al contrario, se crean oportunidades y se promueve conocimiento en base a la experiencia entre la comunidad emprendedora. Es contar con un clima favorable a la inversión, libertad económica y educación de calidad, equitativa e igualitaria.

ECONOMISTA

comments powered by Disqus