10/04/2019 - 12:00 a.m. miércoles 10 de abril de 2019

Colombiana ISA y China Electric Power pujan por la construcción de la cuarta línea

La ausencia de tres de las cinco empresas precalificadas el acto de presentación de propuestas aumentó las suspicacias relacionadas con el proyecto

Presentación de propuestas para la cuarta línea de transmisión eléctrica. / Cedida
Cedida

Presentación de propuestas para la cuarta línea de transmisión eléctrica.

Rekha Chandiramani
rchandiramani@laestrella.com.pa

Solo dos de las cinco empresas precalificadas para la cuarta línea de transmisión eléctrica llegaron a presentar sus propuestas en el acto público realizado ayer por Etesa.

Se trata de la colombiana Interconexión Eléctrica S.A. y China Electric Power and Technology.

Las otras tres precalificadas no asistieron en el lapso de dos horas —de 8:00 a.m. a 10:00 a.m.— que concedió la entidad para la recepción de los sobres. Las que no acudieron son el Consorcio Chiriquí Transmisora de Energía; Consorcio Four Seasons y el Consorcio de Transmisión Vasco Núñez de Balboa.

El gerente de la Empresa de Transmisión Eléctrica (Etesa), Gilberto Ferrari, aseguró desconocer las razones de la inasistencia. ‘Prefiero no especular sobre las razones', indicó.

En los próximos días, según Ferrari, la comisión evaluadora estará presentando el informe técnico. Luego se realizará un acto con la apertura de sobres de la propuesta económica.

La licitación es por mejor valor con evaluación separada. El proyecto consiste en la construcción, operación, mantenimiento y posterior traspaso de una línea de transmisión eléctrica —la cuarta que tendría el país—. Tendría una capacidad máxima de 500 kv y se extendería de Chiriquí Grande a Panamá.

Etesa espera que la construcción se inicie en el verano del próximo año y que entre en operaciones en el año 2023. Y según Ferrari, este proyecto aumentará la capacidad del sistema, permitiendo trasladar toda la energía renovable del occidente del país e importar energía más barata cuando hubiese disponible en el mercado eléctrico regional.

Al incrementar la capacidad del sistema se disminuyen las pérdidas de potencia y energía casi a la mitad, sostuvo la entidad, ahorro que iría directamente al pago del proyecto, amortizado a 35 años, en vez de los 20 años que anunció originalmente Etesa cuando se refirió al proyecto por primera vez.

La nueva modalidad de la cuarta línea es el esquema BOT ( build, operate and transfer ), donde el contratista financiará la obra, la operará por el término de 35 años y se cobrará con el porcentaje dedicado a la transmisión en la tarifa eléctrica.

El Sindicato de Trabajadores de la Industria Eléctrica y Similares se manifestó la semana pasada en rechazo al proyecto, además de alegar ilegalidad en la modalidad BOT del mismo, porque según la Ley 6 de 1997, que rige el sector, la transmisión es exclusiva de Etesa.

Incluso el Partido Revolucionario Democrático, en conferencia de prensa realizada también en días pasados, se opuso a la licitación ‘a solo días de las elecciones'.

Sin embargo, las oposición a la cuarta línea no ha pasado de posturas mediáticas, y como no se introdujo recurso legal alguno contra la licitación, la misma obtuvo el visto bueno de la Autoridad de los Servicios Públicos (ASEP) y siguió su curso.

A esto, Etesa indicó que ‘la concesión de transmisión la mantiene únicamente Etesa', pero que esta modalidad le permite ‘la inclusión de financiamiento privado y el desarrollo por un contratista de mayor experiencia'.

Al respecto, la Sociedad Panameña de Ingenieros y Arquitectos (SPIA) manifestó, a través de un comunicado circulado en horas de la tarde de ayer, que el modelo BOT planteado para el proyecto ‘ha dejado inquietudes'. El gremio insta a Etesa a que ‘amplíe la información sobre sus implicaciones económicas y legales, así como el impacto que podría causar en las tarifas del consumidor'.

Además, el gremio solicitó que ‘por el respeto a la seguridad jurídica' se siga con un proceso de licitación ‘ordenado y transparente'.

La nueva línea recorrerá 317 kilómetros, desde Bocas del Toro hasta Panamá, por la costa caribeña. Al no correr paralela al resto de las líneas actuales, brindará redundancia y seguridad al sistema. ‘Así, si existiese un incidente en cualquiera de las dos rutas, no se afectaría todo el sistema de interconectado nacional', señaló la entidad.

El proyecto tendrá dos fases. La primera contempla 230 kv, de occidente a oriente, en los próximos cinco a diez años. La segunda etapa contemplaría una repotenciación para una capacidad máxima de hasta 500kv, que se gestionaría a medida que se incremente la demanda.

Sobre la generación Panamá-Colón, Etesa ampliará la red con la construcción de las subestaciones de Sabanitas y Panamá III, así como la línea Sabanitas -Panamá III, la cual será desarrollada por ‘un agente del mercado', y posteriormente traspasada a Etesa. No se precisó el nombre de la empresa que la construirá.

comments powered by Disqus