11/05/2019 - 12:05 a.m. sábado 11 de mayo de 2019

China, Estados Unidos y el mensaje entre líneas de Cortizo

Y es que la nómina electa en los pasados comicios se cuidó de mostrar una postura definida en cuanto a China o en cuanto a EE.UU.. Su plan de gobierno tampoco brinda muchas luces directas

Los presidentes Donald Trump y Xi Jinping, de Estados Unidos y China, respectivamente / EFE
EFE

Los presidentes Donald Trump y Xi Jinping, de Estados Unidos y China, respectivamente

Anterior Siguiente

Rekha Chandiramani
rchandiramani@laestrella.com.pa

El presidente electo, Laurentino Cortizo, tomará las riendas del país en medio de una coyuntura internacional interesante. Mientras China y Estados Unidos libran una batalla de amenazas por aranceles, la región se alimenta de incertidumbre y las economías empiezan a mostrar sus debilidades.

El 5 de mayo, Cortizo declaró a la agencia de noticias Reuters que Estados Unidos debía poner más atención a Centroamérica o atenerse a un mayor avance de China. ‘Nosotros requerimos que miren más a la región', declara a la agencia noticiosa en clara alusión a Estados Unidos.

Un mensaje que no queda tan claro, según el diplomático y analista Julio Yao. O al menos no diplomáticamente, ya que ‘inferir que porque Estados Unidos deje de hacer algo, China se vaya a aprovechar de ese espacio, cuando la política china no es oportunista como sí lo es la de Estados Unidos a nivel mundial', cavila el catedrático.

Y es que la nómina electa en los pasados comicios se cuidó de mostrar una postura definida en cuanto a China o en cuanto a Estados Unidos. Las opiniones sobre los proyectos de infraestructura en los que puja el gigante asiático fueron bastante comedidas, así como las propuestas para controlar las importaciones tras las críticas por el papel que desempeñó Cortizo durante la negociación del tratado de promoción comercial con Estados Unidos hace más de una década.

Su plan de gobierno tampoco brinda muchas luces directas sobre el futuro de las relaciones -e inversiones- de China en Panamá. ‘Nuestra política exterior tendrá una misión y un mandato claro: proteger los intereses nacionales y convertirse en una herramienta de desarrollo económico y social. Recuperaremos el prestigio y el espacio que ha ocupado históricamente Panamá en el escenario internacional', dice el documento.

Lo que sí criticó el plan de gobierno perredista es ‘el rumbo errático y desconocido' de la política exterior en la última década. Su solución es desarrollar una política exterior panameña que ‘defienda los intereses nacionales, represente a todos los panameños, recupere nuestro rol histórico como país de consenso, diálogo y de liderazgos constructivos en la escena regional e internacional, y contribuya con sus esfuerzos en el desarrollo económico y social del país'.

Cortizo recibirá un país con relaciones diplomáticas abiertas hace algo menos de dos años y heredará una serie de acuerdos en materia económica firmados entre el presidente actual Juan Carlos Varela y su homólogo Xi Jingping.

Pero también hereda acuerdos que Varela firmó con Estados Unidos, algunos de ellos poco publicitados, sumado a las presiones mediáticas, diplomáticas e incluso económicas que, de tanto en tanto, hace los Estados Unidos.

CAUTELA

Según Yao, el miedo es infundado porque el proyecto de China es ‘diametralmente' opuesto al de Estados Unidos, al querer ellos volver a implantar el modelo unipolar, negando los derechos a otros los países como Irán, México y otros. Esa ‘hostilidad' no le ha ganado adeptos, analiza el internacionalista.

Estados Unidos por su parte, felicitó a Cortizo el pasado 6 de mayo a través de un comunicado firmado por Morgan Ortagus, vocero del Departamento de Estado. Sobre las declaraciones del presidente electo, en cambio, no se pronunciaron.

GUERRA DE ARANCELES

Al margen de la influencia de una potencia u otra en la región, ambas enfrentan su propia batalla en el plano comercial. Ayer se esperaba que las dos naciones alcanzaran un acuerdo después de que el presidente estadounidense anunciara a inicios de la semana un incremento en los aranceles de todas las exportaciones chinas a ese país, que del 10% pasaría al 25%, lo que representaria un golpe de $200,000 millones para China, que podría responder con una retaliación.

Un análisis vertido en Bloomberg calificaba a Trump como un ‘loco racional' dando a entender que buscaba una victoria mediática que le permitiera demostrar que controla la situación, mientras que China, más práctica, buscaba un acuerdo razonable.

Pero entrada la tarde, Trump anunció que daba a China un mes para concretar un acuerdo, ya que ‘Estados Unidos no tenía prisa ni negocia acuerdos comerciales de último minuto'. Paralelamente, ambas naciones declararon que las negociaciones continuarían.

‘Estados Unidos debe prestar más atención a Centroamérica o atenerse a un mayor avance de China',

LAURENTINO CORTIZO,

PRESIDENTE ELECTO, DECLARACIONES A REUTERS EL 5 DE MAYO PASADO

comments powered by Disqus