12/05/2017 - 12:06 a.m. viernes 12 de mayo de 2017

Chapman y Vásquez proponen cuentas individuales en la CSS

Los expertos coinciden en que las administraciónes, sean públicas o privadas, del Programa de IVM deben operar por separado

El déficit actuarial del programa IVM asciende a $13,613 millones para los próximos 17 años, según proyecciones de la CSS. / Archivo | La Estrella de Panamá
Archivo | La Estrella de Panamá

El déficit actuarial del programa IVM asciende a $13,613 millones para los próximos 17 años, según proyecciones de la CSS.

Anterior Siguiente

Mileika Lasso
mlasso@laestrella.com.pa

Se tiene que hacer cuentas individuales, tanto para el programa de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM) como para el Programa de Enfermedad y Maternidad de la Caja de Seguro Social (CSS), concluyeron Ricaurte Vázquez, economista y Felipe Chapman, analista financiero de la firma Indesa, en la primera jornada de Forum, un nuevo producto de Medcom, en el día de ayer.

‘Yo pensé y hubo la oportunidad de hacer una reforma más profunda a la CSS, y no se hizo. Debió plantearse la necesidad de revisarla', señaló el exministro Vásquez, quien participó en la última reforma a la CSS, implementada en 2005.

De acuerdo con Vásquez, el auge económico que tuvo Panamá en los últimos años le dio liquidez a la CSS, pero también agravó el problema financiero, porque cada trabajador que ingresaba al sistema de seguridad social creaba, también, un nuevo déficit. Aunque es una paradoja, agrega el experto, se trata del dinero de hoy, en una institución de largo plazo, pues tiene que seguir acumulando reservas.

Según Vásquez, las personas deberían poder capitalizar su pensión (jubilación) al ritmo que quieran; es decir, si desean retirarse más joven, y tienen la posibilidad de hacerlo, que lo puedan hacer. La idea de Vásquez se fundamenta en que debería existir la opción de que el trabajador elija cuál es el porcentaje que desea ahorrar, así como la edad en la que se retira.

Lo que plantea Vásquez es similar a como funciona el sistema privado de jubilaciones como el que administran las empresas Progreso y Profuturo, en Panamá.

En el caso del programa de Enfermedad y Maternidad (salud), Vásquez considera que se debe premiar a la persona que se cuida, y la persona que se convierta en una carga social, tiene que compartir él directamente la responsabilidad. ‘Los sistemas solidarios son muy etéreos, la gente solo responde cuando se siente afectada', agregó.

Para Felipe Chapman, lo primero es reconocer que hay un problema. La población debe demandar que se tomen medidas valientes para reformar la seguridad social, tanto desde el punto de prestación médica de salud, como prestaciones económicas de jubilación. ‘Esperar a que los políticos propongan una reforma a la CSS es una probabilidad de ocurrencia muy baja', agregó.

El analista financiero propone, para el programa IVM, que se migre a cuentas de ahorro individual, indistintamente de quién la administra, sea el Estado, la CSS o un sistema mixto.

Respecto al sistema mixto o de cuentas individuales, Chapman sostiene que no es tanto solidario. Para hacerlo sostenible tendría que revisarse continuamente todos los parámetros, los años que se cotiza, la cantidad que se cotiza y cuánto se retira. A juicio del financista, esto es traumático e insostenible.

Para el representante de Indesa, menos traumático y más sostenible sería migrar a cuentas individuales, aunque habría muchas personas que no van a lograr acumular suficiente ahorro para acceder a una pensión digna.

En esos casos, sostiene, el Estado tendría que contribuir a complementar el faltante o el déficit. Algo similar a lo que ya se está haciendo con el programa 120 a los 65, que beneficia a los adultos mayores con un bono mensual de $120, ya que no pudieron jubilarse por falta de cotizaciones.

EVADEN CRISIS

Han pasado casi tres años desde que Juan Carlos Varela asumió la presidencia de la República y aún el gobierno no ha presentado alternativa alguna para salvar de la quiebra al programa IVM.

Todo sugiere que el gobierno de Varela tiene la intención de pasar la crisis financiera que sufre el programa IVM a la siguiente administración de gobierno.

De acuerdo con las cifras que dio a conocer Estivenson Girón al inicio de su gestión como director de la CSS, el déficit actuarial del programa IVM ascendía a aproximadamente $13,613 millones para los próximos 17 años.

Según los cálculos que presentó Girón, el déficit actuarial del IVM sería ascendente, causando que el mismo se quede sin fondo y quiebre en el año 2025.

En detalle, el entonces funcionario señaló que el déficit anual del programa IVM sería de al menos $74 millones a partir de 2017, de $94 millones a partir en 2020, de $147 millones a partir de 2022, de $600 millones a partir de 2024 y de $779 millones en 2025, año en que se queda sin fondo el programa de las jubilaciones y pensiones.

Más aún, la presentación de Girón reveló que el déficit del programa IVM se incrementaría a más de $2,000 millones a partir del año 2031.

Considerando las cifras que dio a conocer Girón, para salvar el programa IVM de la CSS se requiere de casi $800 millones por año.

En 2015, el Fondo Monetario Internacional recomendó reformas al programa IVM de seguridad social. En informe técnico del organismo internacional determinó que para salvar de la quiebra al programa IVM, no solo se requerirá de la captación de fondos públicos, sino también de la reforma del sistema de pensiones.

La crisis del programa IVM también fue reconocida por el ministro de Economía y Finanzas, Dulcidio De La Guardia.

SUBSIDIOS A LA CSS

El gobierno gastó un total de $444.5 millones en subsidios para la CSS en 2016, revela un informe de Economía y Finanzas.

Según el MEF, el año pasado se destinaron $164.9 millones para el aumento de las pensiones de los jubilados y $140 millones para el programa IVM.

Otros subsidios que recibió la CSS fue el correspondiente al 0.8% de los salarios básicos y pagos a jubilados ($72 millones), un aporte especial para el programa de enfermedad y maternidad ($25 millones), un aporte del 2% sobre valores del Estado ($20.5 millones), una parte de la recaudación del impuesto selectivo al consumo de bebidas ($9.7 millones), la pensión vitalicia a las personas que fueron afectadas por la negligencia en el caso de dietilenglicol ($9.2 millones) y la pensión de viudez ($1.6 millones).

La CSS también recibió, de parte del Gobierno central, $1.5 millones en subsidios por poder pagar a las víctimas afectadas de Changuinola ($1.5 millones), $100 mil para los neonatos afectados por la intoxicación y un aporte exclusivo de $100 mil para la junta técnica actuarial.


comments powered by Disqus