13/08/2018 - 12:00 a.m. lunes 13 de agosto de 2018

La certificación de ofertas independientes en actos públicos

El certificado de oferta independiente en los actos públicos sería un requisito importante que puede solicitar una institución o entidad pública 

Héctor Aguila
haguila@acodeco.gob.pa

Uno de los aspectos más nocivos para la libre competencia y concurrencia económica es la manipulación de las licitaciones públicas, mediante la colusión o acuerdo entre competidores, simulando competencia, absteniéndose en participar o retirando las ofertas antes de la apertura de las propuestas, lo que conlleva un aumento en los precios de bienes y servicios adquiridos por el Estado, generando un gasto que representa el 20% del PIB según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

El certificado de oferta independiente en los actos públicos sería un requisito importante que puede solicitar una institución o entidad pública —ya sea mediante un certificado y/o declaración jurada, suscrita y/o firmada por el representante legal de cada empresa— para participar en un acto público.

El documento solicita que las ofertas sean determinadas de manera independiente, sin consultas, acuerdos o comunicación con cualquier otro oferente, sin llegar a un acuerdo previo sobre el precio de sus ofertas. Con ello se evita el intercambio de información sensible entre ellos o inducir a otra empresa a presentar o no presentar una oferta con el fin de restringir la competencia, desalentando así las ofertas colusorias, eliminando la ineficiencia y los costos superiores en las compras públicas.

Este certificado y/o declaración jurada de oferta independiente, para los participantes de una licitación, sería un paso primordial en prevenir que se den acuerdos entre empresas.

Un norte que favorecería esta adopción sería mediante la promoción de la competencia, que emplea la Autoridad de Protección al Consumidor y Defensa de la Competencia (Acodeco). La misma le permitirá a los especialistas en compras públicas, es decir, los jefes y funcionarios que diseñan y establecen la estructura del pliego de cargos, contar con información valiosa para erradicar o disminuir los factores colusorios y el conocimiento general de las prácticas anticompetitivas.

La posible utilización de este requisito en las licitaciones públicas, mediante un formato de ofertas independientes incluido en el pliego de cargos, puede generar mayor eficiencia y competencia entre empresas.

Pero a su vez, puede disminuir costos para el Estado, eliminando el ritual acostumbrado de no competir que tienen algunos oferentes, favorecidos en parte por un diseño del pliego de cargos que debe mejorarse, permitiendo una mayor concurrencia económica.

ECONOMISTA

comments powered by Disqus