22/04/2016 - 12:00 a.m. viernes 22 de abril de 2016

En Barcelona, unos ‘locos' libreros desafían el mal momento del sector

No hay amenaza suficiente para frenar el sueño de algunos ‘locos' emprendedores

La crisis de consumo, e-libros, piratería y plataformas digitales no detienen a los empresarios. / Josep Lago l AFP
Josep Lago l AFP

La crisis de consumo, e-libros, piratería y plataformas digitales no detienen a los empresarios.

AFP
online@laestrella.com.pa

Crisis de consumo, libros electrónicos, piratería, plataformas digitales... No hay amenaza suficiente para frenar el sueño de algunos ‘locos' emprendedores que en los últimos años están revolucionando el mapa de librerías de Barcelona, la capital literaria del mundo hispanohablante.

Una de ellas es Montserrat Serrano, la risueña y vital propietaria de la librería +Bernat. La actividad es frenética para preparar el 23 de abril cuando, coincidiendo con el día del libro, en Barcelona es tradición que parejas, amigos y familiares se regalen libros entre ellos.

Para +Bernat también será un día especial: se cumplirán seis años de su ampliación, en plena crisis, para salvar un negocio fundado en 1978 que se hundía. Su dueña cerró su local de 40 metros cuadrados y se trasladó al establecimiento contiguo, un antiguo sex-shop, donde abrió una librería-café. ‘Teníamos que cambiar. O nos reinventábamos o realmente era imposible mantenerlo', explica desde su silla de ruedas.

‘Decidí ampliar el local para sobrevivir. Soy una loca, no tengo barreras', bromea.

En el nuevo local, las mesas del bar, casi todas ocupadas, se alternan con estanterías llenas de libros y al fondo disponen de un amplio espacio que aprovechan para numerosas actividades: presentaciones, conferencias literarias, tertulias sobre cine, conciertos, torneos de juegos de mesa o clases de idiomas.

‘Acabas convirtiendo la librería en un punto de reunión, hay mucho movimiento de gente y fidelizas al cliente', explica. Pero aun así, la situación es difícil: ‘luchamos como locos para cuadrar los números'.

‘CRISIS PERSISTENTE Y PROFUNDA'

En 2014, la industria editorial facturó 2,195.8 millones de euros: una pérdida del 30% respecto a 2008, cayendo a niveles de 20 años atrás, en cifras de la federación española de editores.

Según el Instituto Nacional de Estadística, entre 2008 y 2013 desaparecieron casi 1,200 librerías, de 7,074 a 5,864 en toda España.

ENFRENTANDO LA CRISIS

Los nuevos libreros afrontan con optimismo

  • 30% bajó la industria editorial en 2014 con respecto a 2008, resultados similares a los de hace 20 años, según la federación española de editores.

En Barcelona, cerraron negocios emblemáticos como la céntrica librería Catalonia, que tras sobrevivir a un incendio y la guerra civil (1936-1939) se vio ahogada por el alto precio del alquiler. ‘La crisis ha sido larga, persistente y profunda', lamenta Antoni Daura, presidente del gremio de libreros de la región de Cataluña. ‘Pero ha habido emprendedores, gente que ha abierto, con perfiles muy especializados y dimensiones más reducidas'. ‘Ha habido una crisis económica, pero no una crisis cultural', enfatiza Abel Cutillas, fundador de la Calders que, desde su apertura en abril de 2014, se ha convertido en un referente en Barcelona.

‘Han aparecido editoriales muy interesantes, autores muy atractivos, se están reeditando y traduciendo libros de mucha calidad", destaca entre las desgastadas paredes de su local.

Junto a su socia, Isabel Sucunza, apuestan por promover el boom de editoriales independientes nacidas recientemente en el país y que, pese a sus presupuestos ajustados y su reducido tamaño, se consolidan gracias a productos muy cuidados y de gran calidad literaria.

‘Los nuevos libreros no nos regimos por criterios pura y exclusivamente comerciales. No somos grandes almacenes, cuidamos mucho nuestra selección', reflexiona Xavier Vidal, propietario de No Llegiu. En octubre de 2013 dejó su trabajo de periodista y abrió su nuevo negocio en un antiguo barrio industrial de Barcelona en plena transformación.

 

comments powered by Disqus