20/03/2017 - 12:05 a.m. lunes 20 de marzo de 2017

Ayuda representa más del 10% del PIB en el mundo

 El Banco Mundial compara la ayuda con ‘una maldición de los recursos naturales'.

El especialista principal del sector público de Banco Mundial y coautor del informe, Marco Larizza. / ED Grimaldo | La Estrella de Panamá
ED Grimaldo | La Estrella de Panamá

El especialista principal del sector público de Banco Mundial y coautor del informe, Marco Larizza.

Mirta Rodríguez P.
mrodriguez@laestrella.com.pa

La ayuda representa más del 10% del PIB en la mitad de los países de ingreso bajo y más del 30% de los ingresos totales en 26 países. Esta es una de las conclusiones del Informe Desarrollo Mundial 2017 sobre Gobernanza y las Leyes, del Banco Mundial.

Según el informe, las pruebas empíricas que vinculan los flujos de ayuda a la reducción de impuestos son dispares. El Banco Mundial compara la ayuda con ‘una maldición de los recursos naturales'.

Este es el caso de los ingresos extraordinarios no ganados que pueden dar lugar a un gasto público ineficiente, sin restricciones impuestas por el tipo de contrato social entre el Estado y la ciudadanía, agrega el informe internacional.

De acuerdo con el Banco Mundial, durante mucho tiempo la necesidad de intervención del gobierno se justificó sobre la base de los fallos clásicos del mercado. Los Gobiernos intervinieron para producir resultados socialmente deseables, que no pueden lograrse valiéndose solo de los mercados.

No obstante, más adelante, señala el estudio, las obras escritas revelaron la existencia de fallos del Gobierno, ocasión en que las intervenciones del Gobierno también fracasaran, debido a la falta de capacidad, las asimetrías de información o las distorsiones en los incentivos.

Una de las cuestiones analizadas en el informe son las dificultades que enfrenta la comunidad internacional al tratar de influir en el cambio, cuando hay fallos del Gobierno. De hecho, muchas veces, intervenciones bien intencionadas terminan siendo ineficaces, porque refuerzan un equilibrio que sirve de sustento a resultados que se intenta cambiar a través de dicha intervención, alerta el Banco Mundial.

Estas situaciones, según el estudio, pueden derivarse de intervenciones que no tienen en cuenta el equilibrio de poder existente. Esos desafíos de la asistencia para el desarrollo no son inevitables ni insolubles. Al igual que los fallos del mercado y del Gobierno, pueden abordarse.

Para el Banco Mundial, la asistencia para el desarrollo puede ser más eficaz cuando la participación de los donantes respalda el surgimiento de mecanismos de gestión más responsables y equitativos que se incorporan en el contexto nacional, por ejemplo, poniendo a disposición de los ciudadanos la información pertinente con miras a fortalecer su capacidad para exigir a los dirigentes políticos la rendición de cuentas.

Según el análisis internacional, la comunidad del desarrollo en los últimos tiempos ha venido participando en esfuerzos encaminados a ‘reflexionar políticamente' sobre la ayuda. Sin embargo, muchos de los imperativos operacionales que se derivan de prestar más atención a los problemas de la asistencia para el desarrollo, tropiezan con estructuras, prácticas y hábitos burocráticos de larga data.

El camino por seguir, tal vez exija un planteamiento más adaptable o ágil. Superar los planteamientos tecnocráticos y aprender cómo tener en cuenta las oportunidades y limitaciones planteadas por los cambios políticos, es fundamental para que la ayuda extranjera pueda inducir y sostener reformas de gobernanza que promuevan el desarrollo, concluye al respecto al Banco Mundial.

El informe fue presentado en Panamá, el viernes 14 de marzo por el especialista principal del sector público de Banco Mundial y coautor del informe, Marco Larizza.

comments powered by Disqus