02/04/2018 - 12:01 a.m. lunes 2 de abril de 2018

Arancel de EE.UU. es desfavorable, afirma exnegociador ante OMC

Las medidas proteccionistas al acero y el aluminio podrían afectar más al país que las adopta, la competitividad y el comercio internacional

EE.UU. impuso aranceles de 25% al acero y 10% al aluminio importado. / Pixabay
Pixabay

EE.UU. impuso aranceles de 25% al acero y 10% al aluminio importado.

Xinhua
online@laestrella.com.pa

El reciente plan arancelario del gobierno del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a las importaciones de acero y el aluminio es contraproducente y puede terminar afectando más a los estadounidenses que a otros países como China, estimó el exnegociador para el ingreso de Panamá a la Organización Mundial del Comercio (OMC), Carlos González.

‘Ese tipo de medidas proteccionistas realmente le hacen más daño al país que las adopta', aseguró el experto.

El también socio del bufete de abogados panameño Morgan & Morgan expuso que este tipo de acción daña la competitividad de las empresas en Estados Unidos que utilizan este tipo de materiales y afecta el comercio internacional de los países que se enfocan en la producción eficiente de bienes que le sirven al mundo entero.

‘Las medidas arancelarias de EE.UU. son negativas por todos lados',

CARLOS GONZÁLEZ

EXNEGOCIADOR PANAMEÑO ANTE LA OMC

González consideró que este tipo de medidas no ayudará a que EE.UU. tenga un mayor crecimiento económico y, por el contrario, puede afectar a los consumidores estadounidenses.

Este tipo de medidas ‘es negativo por todos lados', indicó el experto al señalar que en el comercio internacional se había avanzado muchísimo con la creación de la OMC, y en particular con la entrada de China a la OMC en 2001.

El además expresidente de la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresa, una de las organizaciones del sector privado más importantes de Panamá, enfatizó que el mensaje del nuevo enfoque proteccionista de EE.UU. ‘es muy malo para el mundo'.

Advirtió que se trata también de algo ‘sumamente grave para Panamá' porque la realidad ha cambiado, ya que el crecimiento económico panameño, hasta la entrada de China a la OMC, guardaba más relación con el crecimiento de la economía estadounidense que con otro país. ‘Panamá crecía como crecía Estados Unidos', dijo.

Apuntó que tras haber recibido Panamá la administración del Canal de Panamá, a finales de 1999 y que estuvo por décadas en manos estadounidenses, y tras el ingreso de China a la OMC, hubo un divorcio y el crecimiento panameño pasó a asemejarse más al del comercio mundial.

Observó que cualquier medida que frene el crecimiento del comercio mundial implica por lo tanto un golpe al crecimiento económico de Panamá y una baja al comercio de servicios para Panamá.

Sobre la cláusula 301 de la ley de comercio de 1974 que el gobierno estadounidense está citando para la aplicación de los aranceles, González opinó que se trata de una norma completamente desfasada.

Indicó que dicha norma guarda relación con un entorno de crisis que se dio en esa época producto del embargo petrolero, pero que en la actualidad, y con las normas modernas sobre comercio desleal internacional, ‘las medidas unilaterales están totalmente fuera de lugar'. ‘Tenemos unas normas de derecho internacional público que regulan la materia y que debieran primar sobre las normas internas que tienen en EE.UU.; sin embargo EE.UU. ha venido usando esa cláusula, incluso después de la creación de la OMC, sin importarle mucho las reacciones en la OMC', sostuvo.

No descartó la posibilidad de que EE.UU. pueda ser llevado por este tema a un panel en la OMC. ‘Habrá que ver que sucede', expresó.

González subrayó que no cree que esas medidas sean la mejor manera de avanzar en el desarrollo económico de EE.UU.. ‘Eso es nacionalismo económico, que no ha funcionado en ningún país', recalcó.

Observó que la gran virtud que ha tenido EE.UU. ha sido ser un motor del comercio internacional y haber creado las normas que hacen del comercio internacional algo más seguro y más eficiente para todo el mundo.

‘Es un retroceso, lo que considera el gobierno de EE.UU., dentro de su propio espíritu como nación, que le hace perder a ese país el liderazgo internacional y ayuda, más bien, a ganar liderazgo a otros que están impulsando el comercio internacional, como es el caso de China', enfatizó.

comments powered by Disqus