11/01/2017 - 12:00 a.m. miércoles 11 de enero de 2017

Aportes del Canal, en riesgo por demandas de sobrecostos de GUPC

La sobreestimación de los aportes que el Canal, las demandas por sobrecostos de GUPC y la presión salarial, inciden en los resultados

El buque Cosco Shipping Panamá cruzó el Canal durante la inauguración de su ampliación, el pasado 26 de junio de 2016. / Archivo | La Estrella de Panamá
Archivo | La Estrella de Panamá

El buque Cosco Shipping Panamá cruzó el Canal durante la inauguración de su ampliación, el pasado 26 de junio de 2016.

Anterior Siguiente

Mirta Rodríguez P.
mrodriguez@laestrella.com.pa

Los aportes económicos que prometió la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) antes de que se aprobara el proyecto de ampliación en el referéndum de 2006 se alejan cada vez más de la realidad.

Hay tres aspectos que están impactando los aportes del Canal de Panamá al Tesoro nacional.

El primero, ya admitido por las autoridades, tiene que ver con la sobreestimación de los aportes que el Canal de Panamá entregaría al Tesoro nacional. Al respecto, las cifras oficiales arrojan que el Canal aportará apenas la mitad de lo que prometió durante el referéndum .

La segunda causa está asociada a las demandas por sobrecostos del Grupo Unidos por el Canal (GUPC), consorcio que ejecutó el proyecto de ampliación del Canal de Panamá. Hasta la fecha, las demandas de GUPC ascienden a $5,674 millones, cifra superior incluso al costo del canal ampliado hasta junio de 2016, cuando se inauguró la obra. Incluso, ya hay demandas que la ACP ha sido condenada a pagar.

El tercer motivo tiene que ver con la presión salarial que hay a lo interno del Canal de Panamá. Para poner solo un ejemplo, se conoció que en 2016, el ingreso bruto de algunos prácticos del Canal (pilotos) superó los $550 mil. Para tener una asociación, la mayoría de los prácticos del Canal de Panamá ganan más que el presidente de los Estados Unidos.

CÁLCULOS Y REALIDAD

Si se comparan los aportes que la ACP prometió dar al Tesoro nacional cuando promovió la aprobación del proyecto de ampliación, respecto a los que se presentaron posteriormente, los mismos son $9,419 millones menos para el periodo 2014 a 2021.

Si se hubieran cumplido las proyecciones iniciales, el Canal de Panamá aportaría $21,289 millones, pero con las nuevas previsiones, aportará solo $11,870 millones de 2014 a 2021.

Esa diferencia representa 45.3% menos de lo previsto en las proyecciones presentadas en el referéndum del sí.

SOBRECOSTOS

Las demandas por sobrecostos también ponen en riesgo los aportes económicos que la ACP se comprometió entregar al Estado.

Hasta la fecha, las demandas del Grupo Unidos por el Canal a la ACP, por este concepto, ascienden a un total de $5,674 millones.

En 2016, la ampliación del Canal de Panamá se inauguró con una inversión de $5,450 millones. De prosperar estas demandas, el costo de la ampliación podría ascender a más del doble de lo contemplado inicialmente.

Las reclamaciones del GUPC están asociadas, en su mayoría, a problemas de calidad con el basalto, las fallas inesperadas en los terrenos, huelgas de los trabajadores y cambios en las normativas.

EL CANAL SE DEFIENDE

El Canal de Panamá salió a defenderse de las demanda por sobrecosto presentadas por el consorcio GUPC, y los acusa de que los nuevos reclamos no tienen sustento.

De acuerdo con un comunicado oficial, ‘la ACP se opone a la admisibilidad de los nuevos reclamos que han sido presentados por GUPC, sin sustento y varios directamente a arbitraje sin cumplir con el procedimiento de resolución de disputas establecido en el contrato'.

Jorge Luis Quijano, administrador del Canal de Panamá, señaló que la ACP ‘ha estado atendiendo estos asuntos enérgicamente en sus respectivas instancias, ya que cuenta con todos los argumentos y soportes legales para hacer valer sus derechos'.

Según la ACP, de acuerdo con lo establecido en el contrato, GUPC presentó la declaración al cierre de la obra (‘Statement at Completion').

‘En este documento, GUPC incluyó lo que, a su juicio, representa la totalidad de sus reclamos, en los que incluyeron los reclamos que ya habían sido presentados ante la ACP y nuevos que ni siquiera habían sido notificados', añade la nota de prensa.

De acuerdo con lo establecido en el contrato, GUPC presentó la declaración al cierre de la obra. En ese documento, GUPC incluyó lo que, a su juicio, representa la totalidad de sus reclamos, entre esos, aquellos que ya habían sido presentados ante la ACP y nuevos, que ni siquiera habían sido notificados a la ACP, añade la nota oficial.

Según la ACP, fuentes citadas por medios europeos indican la cifra de $5,673 millones como la cantidad máxima que el consorcio podría demandar.

Sin embargo, el 19 de diciembre de 2016, la ACP recibió dos nuevas solicitudes de arbitraje interpuestas por GUPC ante la Corte Internacional de Arbitraje de la Cámara de Comercio Internacional (CCI), por lo que estos reclamos ya han sido sometidos directamente a arbitraje, informa la nota de prensa de la ACP.

AUMENTOS DE DEMANDAS

La ACP señala que, como consecuencia de estas solicitudes de arbitraje, el monto total reclamado por GUPC aumentó de $3,277 a $5,673 millones.

‘La mayoría de los reclamos incluidos en estas solicitudes de arbitraje se encontraba ya en las instancias previas al arbitraje y varios no han sido resueltos por la Junta de Resolución de Conflictos (DAB, por sus siglas en inglés), que es la instancia previa que el Contrato exige como requisito para someter la disputa a arbitraje. Algunos de estos tampoco habían sido notificados previamente al oficial de contrataciones de la ACP. La ACP se opondrá en las instancias correspondientes de manera oportuna', detalla la nota de prensa oficial.

De acuerdo con la Autoridad del Canal, el contrato con GUPC establece las vías y procesos de resolución de disputas de costos adicionales, desde su necesaria notificación y sustentación ante el oficial de contrato de la ACP; y en los casos que amerita, ante la DAB; y, finalmente, ante la Corte Internacional de Arbitraje de la CCI, concluye.

El consorcio GUPC, encargado de la construcción del tercer juego de esclusas, está formado por la española Sacyr, la italiana Impregilo, la belga Jan de Nul y la empresa panameña Constructora Urbana (Cusa).

comments powered by Disqus