Más deportes 17/07/2017 - 12:00 a.m. lunes 17 de julio de 2017

Licencias de Entrenador: profesionalismo o empirismo?

Panamá con 3200 C, B, A y A-Profesional, tiene un promedio per cápita superior a todas las potencias futbolísticas Mundiales

Francisco Tuñón-George
periodistas@laestrella.com.pa

Las Licencias de Entrenador de Fútbol, creadas para garantizar un Perfil, conocimientos, aptitudes, habilidades y competencias según Nivel y la pertinencia de dichos conocimientos para ejecutar actividades específicas del Fútbol, son un sistema acumulativo que transfiere científica y ordenadamente, desde los conocimientos elementales hasta lograr la máxima capacitación y actualización, para responder a las necesidades del Fútbol en determinado momento y a futuro, para desarrollar un Fútbol de Óptimo Rendimiento y Competitividad Global; en los países en los que su Sistema de Licencias fue bien estructurado, dirigido y fiscalizado, representó el sustento del Desarrollo, la óptima Calidad de la Formación, Perfeccionamiento, Entrenamiento de Futbolistas y del Fútbol y, en los casos contrarios, fue la Plataforma de su Fracaso.

Panamá cuenta actualmente con 3200 Entrenadores con Licencias C, B, A y A-Profesional, un promedio per cápita (Entrenadores/Población) exageradamente superior a todas las potencias futbolísticas Mundiales y, a pesar de ello, la calidad de su Fútbol no es comparable. Su actual sistema de Capacitación y Expedición de Licencias (que entre 2016-2017 duplicó de 1500 a 3200, sus Licencias Expedidas), no ha podido garantizar que los pertinentes y necesarios conocimientos actualizados del Fútbol Moderno que debe transferir, sean facilitados, efectivamente asimilados por los Entrenadores y extendidos a los Futbolistas; de hecho, mientras nuestro Fútbol insiste en vaporizar el Mercado de Entrenadores Licencia B y C (ante vientos que abanican la aventura de un Curso de Licencia A en estas condiciones!!??), las ofertas de Capacitación y Actualización de Entrenadores en Panamá (Federada, Universitaria u otras), con diferentes Orientaciones, Programas de Estudio y Cargas Horarias, no corresponden curricularmente, con oportunidad y pertinencia a las exigencias del Fútbol Inteligente de la Actualidad, a las necesidades de Conocimiento y las Competencias que necesita un Entrenador de Fútbol, hoy: así jamás podremos llegar al Fútbol Grande, por más dinero que se invierta, pues el Fútbol Moderno se sustenta más bien, en la Calidad y Pertinencia de la Educación de sus colaboradores.

Mientras el resto de América Futbolizada está a punto de unificar criterios Continentales de Educación de Entrenadores, unificar Mallas Curriculares, Estandarizar los Métodos de Evaluación, promover una Formación en Múltiples Competencias, adoptar las Elevadas Exigencias y características de los Sistemas Globales de Licencias, como única vía para Elevar y Potencializar la Calidad-Competitividad de su Fútbol, Panamá aún no sabe cuál es el Perfil de los Entrenadores cuyas Licencias Expidió y Convalidó, pues los criterios de Capacitación, Evaluación, Actualización, Especialización, Profesionalización y Convalidación utilizados fueron tan heterogéneos e irregulares como lamentables, al grado de rayar con el Empirismo que proyectamos a la Sociedad Futbolística Global (ver: ¿Número de Entrenadores con Licencia Panameña, contratados en el Exterior?).

Fepafut debe ajustarse el cinturón y decidirse pronto a intervenir con decisión en este problema que, si hasta ahora ha sido una de las causas de nuestro descontrolado desarrollo, a corto plazo será la causa de nuestro retraso futbolístico frente al resto de América.

Aritméticamente es ilógica la masificación de las Licencias Básicas e innecesario Expedir Superiores, cuando necesitamos es diagnosticar, asegurar y elevar la Calidad de lo poco que tenemos, intentar reducir en lo posible la brecha que irremediablemente quedará entre la Calidad del Fútbol que tenemos y del que se implantará en toda América a finales de 2020.

Independientemente de que Fepafut mantenga su posición de rechazar las ayudas de buena fe ofrecidas por Profesionales panameños capacitados para ésta y las muchas otras necesidades del Fútbol Nacional, la realidad la ubica ante una disyuntiva: Intervenir frontalmente su Actual Sistema de Licencias o crear un Nuevo Sistema de Licencias, Serio, Transparente, Ajustado a la Realidad Científica y Profesional del Fútbol Global que, suponemos, es hacia donde busca orientar nuestro Fútbol. Dar la espalda a esta grave realidad traspolaría a Fepafut del lugar de Adalid del Desarrollo, al de Cómplice del Infortunio de Nuestro Fútbol.

ENTRENADOR A-PRO DE FÚTBOL YCONSULTOR DE EMPRESAS

comments powered by Disqus