Más deportes 12/05/2018 - 12:04 a.m. sábado 12 de mayo de 2018

Los Celtics llegaron a donde nadie creía

Los malos presagios en el inicio y mediados de la temporada regular, se han traducido en un sólido convencimiento de buen juego y poder

Dos talentos jóvenes en Boston: Terry Rozier (i) y Jayson Tatum, han llevado al equipo a la final de la Conferencia Este de la NBA, ante los Cavaliers de Cleveland. / CJ Gunther | EFE
CJ Gunther | EFE

Dos talentos jóvenes en Boston: Terry Rozier (i) y Jayson Tatum, han llevado al equipo a la final de la Conferencia Este de la NBA, ante los Cavaliers de Cleveland.

Anterior Siguiente

Servicios internacionales
online@laestrella.com.pa

Ha sido una temporada larga, extenuante y sumamente emocionante.

La NBA se alista desde mañana para las series de campeonato en las Conferencias Este y Oeste, con los cuatro equipos sobrevivientes en una campaña donde las sorpresas han sido múltiples.

Cuando se mira al primer día de temporada 2017-2018, contados expertos daban algún pronóstico favorable por los Boston Celtics, un equipo que sufrió situaciones difíciles durante la campaña regular, habiendo conseguido a lo largo del camino estabilizarse y revertir los problemas.

MALOS PRESAGIOS

Nada más comenzar la temporada, y Boston perdió a Gordon Hayward en el primer partido, tras una lesión tan escalofriante.

Y de inmediato, nadar cuesta arriba se convirtió en una constante para los Celtics, que asumieron el reto con la garra y entereza que caracteriza su estirpe canastera.

Los Celtics recompusieron el camino, con Kyrie Irving, cambiado de los Cavaliers por Isaiah Thomas, asumiendo el liderazgo junto con Al Horford, un gran veterano ansioso de alcanzar un anillo de campeón.

Todo iba bien. Boston jugaba a un gran nivel y se acercaba sin dudas a los playoff, cuando en marzo pasado, Irving tuvo que someterse a una cirugía en la rodilla izquierda, que puso fin a su temporada.

Sin Irving y Hayward, los Celtics echaron mano de su talento joven para ponerlo a disposición del veterano Horford.

SANGRE NUEVA AL RESCATE

Así aparece Jayson Tatum de apenas 20 años, tercer pique en la primera ronda del año pasado, asumiendo un rol de protagonista; Jaylen Brown, de 21 años en su primera campaña completa, Terry Rozier, un chico de 24 años armando en la duela, Marcus Smart, otro talento joven con 24 años de edad, y Greg Monroe, un centro de 27 años favorecido por los cambios que le llevaron a Boston, procedente de Milwaukee y Phoenix.

Las virtudes de este grupo de jugadores fueron calibradas perfectamente por el entrenador Brad Stevens, quien en su cuarta temporada con los Celtics, supo llevar el equipo hasta una nueva final de conferencia a pesar de las vicisitudes.

Aunque no fue escogido como el mejor entrenador de la NBA en esta temporada, Stevens navegó con la entereza de un conductor seguro de llevar la nave a puerto seguro en cada ocasión; tal vez el premio individual es lo de menos, aquí está en juego el honor y el orgullo del gran legado con que cuenta el equipo del uniforme verde, del famoso gnomo irlandés, el ‘leprechaun', acompañado del trébol, un símbolo e ícono de Irlanda.

Los Celtics están listos para recibir mañana a los Cavaliers de Cleveland, sin hacerle una calle de honor al ‘Rey' LeBron James, quien es una historia aparte.

En la duela, todos los jugadores son iguales.

‘Es un gran viaje, que aún no ha terminado, porque tenemos una serie más'

BRAD STEVENS

ENTRENADOR DE LOS BOSTON CELTICS

comments powered by Disqus