Fútbol 07/09/2019 - 12:00 a.m. sábado 7 de septiembre de 2019

La polémica que mantiene a Gareth Bale en Madrid

No haber podido deshacerse del jugador galés le ha sabido bastante agrio al técnico Zinedine Zidane, que para salir del paso, aseguró que cuenta con él para esta temporada. Un posible cambio se cuece para enero

Gareth Bale (i) está en buen momento de juego; el Real Madrid y Zinedine Zidane esperan deshacerse de él. / Archivo /La Estrella de Panamá
Archivo /La Estrella de Panamá

Gareth Bale (i) está en buen momento de juego; el Real Madrid y Zinedine Zidane esperan deshacerse de él.

Servicios internacionales
online@laestrella.com.pa

La continuidad del delantero galés Gareth Bale en el Real Madrid, tras cerrarse el mercado de transacciones en el fútbol europeo ha sido tal vez la noticia más amarga que el técnico del equipo blanco, Zinedine Zidane ha debido digerir en los últimos días.

En absoluto es secreto que Zidane no quiere a Bale en el equipo. ¿Por qué? Al estratega le prometieron algunas cosas, pero al final, debió aceptar jugadores que no pidió, y a Bale sin moverse del banquillo.

Los fichajes de Luka Jovic, Eden Hazard y Ferland Mendy, encendieron la emoción en el Real Madrid, sobre todo, la llegada de Hazard, un jugador con la presencia de juego y personal hecha a la medida del equipo.

Sin embargo, se dio la llegada de Rodrygo, contratado el pasado verano, y de Eder Militao, comprado en el mercado invernal; ninguno de los dos estaba en los planes de ‘ZiZou', quien a regañadientes ha aceptado su presencia.

Zidane quería además de Hazard a un hombre como Paul Pogba, pero el Manchester United le dijo ‘eso no va', y el francés se quedó en Inglaterra.

Tampoco llegaron Sadio Mané y Mathijjs De Ligt. En cambio, se quedaron en la plantilla del Madrid el colombiano James Rodríguez y Bale, para disgusto de Zidane.

A ‘tragar sapos'

Si del lado de Zidane había amargura, del de Gareth Bale el sentimiento puede ubicarse entre la frustración y la rabia.

Y es que el jugador galés esperaba que se concretara un movimiento que le llevaría a un multimillonario acuerdo con el Jiangsu Suning para jugar en el fútbol de la Súper Liga China; sin embargo, pese a que era públicamente conocido que Zidane tenía la puerta abierta para que Bale se fuera del Madrid.

A finales del mes de julio, Bale estaba en China para firmar un contrato por tres años, el cual le representaría aproximadamente un millón de euros por semana; pero todo al final quedó en nada.

La decisión de no jugar en China fue tomada por el jugador a pedido de su familia, que vive desde el 2013 en España, y que no quería irse al país asiático. Así que Bale no se fue a China, y el Real Madrid lo mantuvo en su plantilla, a disgusto de Zidane, que quería que se fuera.

Había otros elementos. El agente de Bale, Jonathan Barnett, le había pedido al presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, que pusiera sobre el tapete las ofertas de cambio que se tenían alrededor del jugador.

Si bien así se hizo, Pérez presentó un elemento adicional: una cesión con opción de compra para otro equipo. Esto incomodó a Barnett, quien aconsejó al jugador hacer valer su contrato y mantenerse en el Real Madrid hasta que se presentase una oferta ‘adecuada' para salir del club.

El Madrid de estos momentos

Gareth Bale dio una entrevista a Sky Sports, en la que deja ver aquellas cosas que le mantienen muy incómodo en el Real Madrid.

‘No estoy feliz jugando, pero estoy jugando, y eso es lo importante', destacó el jugador, que este viernes dio muestras del excelente momento en el que se encuentra, con una de las anotaciones de Gales ante Azerbayán en la clasificación para la Eurocopa 2020.

Además, Bale viene de ‘salvar' al Real Madrid en el empate 2-2 ante el Villarreal en la Liga Española, en un titubeante inicio de esta temporada 2019-2020.

El Real Madrid es quinto en la tabla de posiciones del torneo español con cinco unidades, cuatro menos que el líder, su vecino Atlético de Madrid, y un punto por encima del Barcelona, su eterno rival.

En medio de esto, la controversia por la situación del equipo no acaba de solventarse, que no solo mantiene a Bale, sino que ahora espera el regreso de Eden Hazard para el encuentro del 14 de septiembre en el Santiago Bernabeu ante el Levante, con la incertidumbre de qué hacer con el galés.

Una mirada al futuro

Por lo pronto, Zinedine Zidane no tiene más remedio que darle minutos a Gareth Bale, quien tratará de seguir haciendo su trabajo, metiendo goles y elevando su cotización a futuro; una estrategia más que obvia.

Florentino Pérez, mientras tanto, esperará a que llegue enero de 2020 para volver a poner a Bale como pieza de venta o de cambio en el mercado europeo. No le queda otro remedio.

En el horizonte, hay sin embargo una ‘luz de esperanza' para Zidane y Pérez, llevada de la más inquietante situación de la Liga Italiana.

Es igualmente sabido que el argentino Paulo Dybala ya no quiere estar con Juventus, al verse eclipsada su figura como un segundo de Cristiano Ronaldo.

El talentoso jugador podría ser el salvavidas madridista, si en enero del próximo año se alinean los planetas alrededor de una operación tasada por varios expertos en unos 100 millones de euros (110.2 millones de dólares).

Este es el panorama. Queda claro que Zidane usará a Bale cuando lo requiera, y que el jugador hará su trabajo sobre la cancha. Lo demás se queda en la mesa de negociaciones.

comments powered by Disqus