Fútbol 27/06/2019 - 12:00 a.m. jueves 27 de junio de 2019

Mundial Femenino de Fútbol: cuartos de final

Hoy se inician los cuartos de final del Mundial Femenino Francia 2019. Sólo quedan 8 equipos con vida. La favorita, Estados Unidos, contra siete selecciones europeas. Comienza a definirse un mundial apasionante

  / Shutterstock
Shutterstock

Anterior Siguiente

Alberto Gualde
periodistas@laestrella.com.pa

Cuando se observa el panorama de estos cuartos de final, se hace obvia la profunda distancia que se ha venido desarrollando entre las selecciones de Estados Unidos y Europa, con respecto a todas las demás. Antiguas potencias asiáticas, como China y Japón, cayeron en octavos de final. Canadá, la anterior anfitriona, se fue en la misma instancia. Australia y Brasil, equipos enormemente competitivos, también fueron despachados de manera prematura. Creo que vale la pena profundizar un poquito en estas diferencias, para comprender la realidad actual del fútbol que juegan las mujeres al mayor nivel.

Comencemos con Estados Unidos, potencia indiscutible, máxima ganadora en los mundiales, con tres trofeos, y amplia favorita en esta copa. La primera razón del éxito de Estados Unidos tiene que ver con la cultura deportiva de ese país. En Estados Unidos, el fútbol es y ha sido tradicionalmente un deporte practicado por mujeres. Los deportes más populares son el fútbol americano, el béisbol, el baloncesto y el hockey sobre hielo. El fútbol siempre fue considerado como un deporte de escaso contacto físico y muy pocos riesgos de golpes o lesiones (díselo a todos los hombres con tobillos machacados, rodillas torcidas y variopintas cicatrices de guerra). Por eso, con el tiempo, el fútbol fue convirtiéndose en un ‘deporte de mujeres'. Desde los partidos de los sábados en los que niñas de primaria corretean un balón en los límites de un parque alentadas por los gritos de mamás desaforadas, hasta el nivel universitario, maravillosamente organizado y respaldado por financiamientos y estructuras de primer nivel. El crecimiento del fútbol femenino en Estados Unidos estalló durante los años noventa. Y fue más allá. En 2015 se registraron 375,000 chicas jugando al fútbol organizado en las escuelas secundarias de Estados Unidos. Esta es, sin duda la mayor cantera de futbolistas femeninas en el mundo. Y esta cantera alimenta al fútbol en las universidades. Y de las universidades surgen las grandes jugadoras que alimentan una selección cargada de medallas y éxitos.

Algo que ayuda muchísimo al auge futbolero en las universidades es que la inversión en deportes para chicas y chicos es obligatoriamente igualitaria. Las instalaciones deportivas están al mayor nivel, como lo está también la preparación, y los aspectos de nutrición y medicina deportiva. La diferencia estructural entre Estados Unidos y Europa viene desde allí. En Europa, son los clubes quienes manejan el fútbol femenino (el otro, también). En Estados Unidos, el sistema universitario para las chicas es un equivalente de lo que el sistema de clubes en Europa ofrece a los varones. Pero en la actualidad, el mejoramiento en las ligas europeas, el mejorado ritmo de competición, la elevación de los salarios de las jugadoras, han venido cerrando la brecha entre Estados Unidos y Europa.

Y con estos cuartos de final, llega el momento ideal de comprobar el estado de esta brecha futbolística.

Inglaterra - Noruega

Jueves 27 de junio

Al inicio de este mundial, pocos apostaban por Noruega. Es cierto que las nórdicas compiten a un alto nivel. Pero también es cierto que en esta ocasión no cuentan con la extraordinaria Ada Hegerberg, quien renunció a la selección en 2017 por reclamos de trato igualitario, y quien además ganó en 2018 la primera versión del Balón de Oro femenino. Pero para enfrentar su ausencia, Noruega ha encontrado un potente sentido de colectividad, que la ha llevado lejos y que ahora amenaza a Inglaterra. Por su parte, el equipo inglés parte como favorito (después de todo obtuvo el tercer lugar en el mundial pasado) pero tendrá que desempeñarse a su mejor nivel para llegar a semifinales.

Estados Unidos – Francia

Viernes 28 de junio

Parece mentira que este duelo se dé en cuartos de final. Para la gran mayoría, esta era la final de la Copa del Mundo, pero la disposición de los equipos nos obliga a disfrutar una final, muy, muy adelantada. De Estados Unidos hemos hablado mucho. Es el mayor poder. Tres veces campeona del mundo. Y por su lado, Francia no es solo la anfitriona, es el país con mayor desarrollo futbolístico en los últimos años. La maquinaria feroz del Olympique de Lyon, considerado el equipo femenino más poderoso del mundo, ha ganado 6 títulos de UEFA Champions League, cuatro de ellos en forma consecutiva (2016-2019), así como 13 ligas francesas, también de manera consecutiva. Si solo tienes la oportunidad de disfrutar un partido en los cuartos de final de esta copa, te recomiendo definitivamente este.

Holanda – Italia

Sábado 29 de junio

Este es un enfrentamiento entre dos equipos que entran en la típica clasificación de ‘agradables sorpresas'. Ambas selecciones están rindiendo por encima de las expectativas y Holanda, fiel a la expresión futbolística que habitualmente la representa, está jugando un fútbol atractivo, con desplazamientos fluidos y transiciones muy orgánicas. Duelo parejo, con leve predominio holandés y justificadas expectativas de gran dinamismo.

Alemania – Suecia

Sábado 29 de junio

Sin dudarlo, de todas las potencias europeas, Alemania es la mayor. Tiene dos títulos mundiales (2003 y 2007) y de las 12 copas europeas de selecciones que se han realizado, ha ganado nada menos que 8. Por rendimiento, posibilidades y por el poderío del rival, este parece ser el final de camino para Suecia.

comments powered by Disqus