Boxeo 09/09/2017 - 4:02 a.m. sábado 9 de septiembre de 2017

"Chocolatito" González y una muy peligrosa confrontación

Ante el tailandés Rugvinsai, el nicaraguense tiene una misión bastante complicada. Pleito de alto voltaje y pronóstico reservado 

Otro duro examen tendrá el "Chocolatito" en su desquite ante Rugvinsai. / Archivo. La Estrella de Panamá
Archivo. La Estrella de Panamá

Otro duro examen tendrá el "Chocolatito" en su desquite ante Rugvinsai.

Julio Alfaro
jalfaro@laestrella.com.pa

El viernes 12 de noviembre de 1982, el nicaraguense Alexis Arguello subía al entarimado del Orange Bowl de Miami para medirse al invicto estadounidense Aaron Pryor, con la corona mundial de las 140 libras en juego.

Pryor salió desde el primer asalto a presionar al centroamericano. Fue una pelea sin cuartel, resuelta por el estadounidense por nocáut técnico en 14 asaltos, aunque Arguello le dio con todo lo que tenía en sus puños

La revancha vino el 9 de septiembre de 1983, esta vez en Las Vegas. Arguello cayó en el primer asalto, pero pondría en malas condiciones a su rival en el siguiente capítulo; sin embargo, el pinolero volvería a caer en el cuarto tramo por las combinaciones de Pryor.

Tras soportar un castigo supremo, Arguello se derrumbó al minuto y 48 segundos del décimo asalto, exhausto y muy herido.

El fantasma de estos combates se asomó otra vez en el boxeo nicaraguense el 18 de marzo de este año.

Román ‘Chocolatito' González, uno de los mejores púgiles de la actualidad, se midió al zurdo tailandés Srisaket Sor Rungvisai en el Madison Square Garden de Nueva York, defendiendo el título mundial de las 115 libras, reconocido por el Consejo Mundial de Boxeo.

Igual que Arguello hace 34 años, ‘Chocolatito' cayó en el primer asalto ante un rival que parecía hecho de concreto armado, y que usó su cabeza en repetidas ocasiones para causar daño al nicaraguense.

Al final, pese a mostrar gran coraje, entereza y carácter, González fue víctima de una decisión mayoritaria en su contra, la cual abrió de inmediato la puerta al desquite directo, que se producirá este sábado 9 de septiembre en el StubHub Center, Carson.

Pese a contar con las grandes simpatías de los expertos, aquellas dolorosas derrotas de Alexis Arguello ante Aaron Pryor han vuelto a asaltar el pensamiento de los nicaraguenses. 

Un vaticinio

No dudo en dar mi pronóstico en favor del "Chocolatito" González, reconociendo sin embargo que se trata de una pelea extremadamente complicada, y en la que el centroamericano se juega su futuro sobre el cuadrilátero.

González tiene mucho mejor boxeo que su rival, sabe usar los pasos laterales, golpea fuerte al cuerpo y a la cabeza y camina el ring con solvencia; cosas que no hizo ante Rugvinsai, tal vez acosado por ser la primera vez en que recibía tanto castigo, a pesar de golpear con todo al tailandés.

Veo al nicaraguense trabajando al cuerpo de Rugvinsai, cuyo estilo es frontal y acomoda bien a González, quien reitero, no utilizó este tipo de táctica en el primer pleito, sorprendido por la fortaleza del tailandés.

Un dato a considerar es la presencia de Sandai Tanaka en la esquina del "Chocolatito", un entrenador japonés de vasta experiencia, quien debe haber enfatizado en tres aspectos vitales para este pleito: velocidad de manos, desplazamiento para evitar los golpes de poder y lo más importante; no perder bajo ningún concepto el patrón establecido.

Un punto cuestionable es la resistencia de González; a mi juicio, en las 115 libras siente el rigor de boxeadores de mayor empaque corporal, que al momento de subir al cuadrilátero podrían estar fácilmente rondando el peso ligero, de allí mi única aprensión en este combate.

Reitero mi pronóstico favorable a Román González; respetando al contrario y esperando que el "Chocolatito" redima de todos los fantasmas que rondan con el antecedente de la segunda pelea entre Pryor y Arguello.

comments powered by Disqus