Boxeo 13/03/2017 - 12:03 a.m. lunes 13 de marzo de 2017

Un año ausente Gilberto Mendoza

Hace un año el mundo del boxeo sufrió una sensible baja de uno de los íconos en este deporte

Gilberto Mendoza (i) y el excampeón mundial de boxeo Shane Sugar Mosley / Archivo | La Estrella de Panamá
Archivo | La Estrella de Panamá

Gilberto Mendoza (i) y el excampeón mundial de boxeo Shane Sugar Mosley

Marcos Thils
mthils@laestrella.com.pa

Hace un año el mundo del boxeo sufrió una sensible baja: Gilberto Mendoza, presiente emérito de la Asociación Mundial de Boxeo, falleció en Caracas, Venezuela, al final de la tarde del 11 de marzo.

Sin duda fue un duro golpe para el llamado deporte de las narices chatas, pues Mendoza fue un visionario que promovió grandes cambios en el boxeo y que, además, luchó por condiciones más justas para los atletas.

‘Gracias a Mendoza los promotores respetaron a los pugilistas y a sus bolsas percibidas',

DIRECTIVOS DE LA AMB

Mendoza, nacido el 30 de marzo de 1943 en Barquisimeto, estado Lara, al occidente de Venezuela, obtuvo la presidencia de la Asociación Mundial de Boxeo el jueves 7 de octubre de 1982 en la convención realizada en Puerto Rico.

Sin embargo, el Presidente Emérito de la AMB ya tenía un camino andado dentro del organismo, en el cual había creado, antes de ocupar el cargo más alto, el manual de clasificaciones (usado en la actualidad y alabado en aquel momento por Bob Arum), manual de supervisión de peleas de campeonato y modificó los reglamentos de la institución para que estuviesen acorde a aquella época.

Así ganó la elección del 82, gracias a su trabajo y a un gran discurso en el que nunca demeritó a su rival y se tomó el tiempo para saludar a los ex presidentes de la AMB. Desde ese momento, empezó un proceso de cambio en el cual la prioridad fue el boxeador. Gracias a Mendoza los promotores respetaron aún más a los pugilistas y las ganancias de los atletas empezaron a subir. Además, en 1989 creó la campaña mundial ‘KO a las Drogas', pionera en la lucha contra los estupefacientes y el antidoping .

comments powered by Disqus