Béisbol 16/03/2017 - 12:04 a.m. jueves 16 de marzo de 2017

La triste despedida de un equipo grande

Cuba lució débil ante los tres rivales de la fase dos del torneo. Poco se vio de la isla caribeña, donde el béisbol es norte, religión 

La selección cubana fue una sombra oscura de sus mejores años en el béisbol. / Kimimasa Mayama | EFE
Kimimasa Mayama | EFE

La selección cubana fue una sombra oscura de sus mejores años en el béisbol.

Servicios internacionales
online@laestrella.com.pa

Humillados, apenados, destrozados. Cada adjetivo retrata de cuerpo entero lo sucedido con la selección cubana de béisbol en el Clásico Mundial, donde terminaron con un trabajado avance de la fase de grupos, y tres derrotas muy dolorosas en la siguiente ronda.

Y es que Cuba llegó al torneo con un equipo producto de sus torneos locales, con la excepción de Alfredo Despaigne, un sólido productor que juega en la pelota japonesa desde hace algunos años.

El resto, un puñado de peloteros veteranos y muchos jóvenes con gran talento, pero todavía en proceso de desarrollo.

Cuba avanzó hacia la siguiente ronda con dos victorias sobre China y Australia, en un grupo accesible, donde Japón era el gran favorito.

Esa llave se juntó con los otros dos clasificados del Grupo A, Israel y Holanda.

En el papel, Cuba se veía con gran opción de avanzar a la semifinal del torneo; ante Japón sería difícil ganar, pero Holanda e Israel lucían como equipos ‘accesibles'.

Sin embargo, la realidad fue otra, comenzando por los israelitas, debutantes en el Clásico Mundial, que superaron 4-1 a los cubanos, con buen pitcheo y el béisbol básico, sin grandes estrellas.

Luego Japón repetiría la victoria de la etapa de grupos por 8-5, cuando los cubanos se desmoronaron en la parte baja del octavo episodio.

LA HUMILLACIÓN

Cuba aún tenía opciones, pese a esas dos derrotas.

Si Japón le ganaba a Israel, como en efecto ocurrió, y los cubanos vencían a Holanda, podrían forzar un encuentro de desempate, situación similar a la ocurrida con Venezuela, Italia y México.

Sin embargo, Holanda se encargó de relevar el verdadero nivel de la pelota cubana, sin las estrellas que tiene en las Grandes Ligas, con un ‘nocáut' de 14-1, la derrota internacional más humillante sufrida por el béisbol de la isla en su historia.

UNA ACTUACIÓN DISCRETA

Cuba ganó dos juegos y perdió cuatro en el torneo

26

carreras recibió la selección de Cuba en los tres partidos ante Israel, Japón y Holanda, con apenas siete carreras anotadas ante sus rivales.

4

veces ha estado Cuba en el Clásico Mundial, siendo el sub campeón en la primera edición; en adelante ha sufrido, más que celebrado.

CUESTIONAMIENTOS

Ahora, el debate en La Habana es si Cuba debe llamar a sus ‘Grandes Ligas' para futuras competencias internacionales.

Si en este equipo estuvieran Aroldis Chapman, José Abreu, Yoenis Céspedes, Yasmani Grandal, Alexei Ramírez, Yasiel Puig y Kendrys Morales, tal vez el resultado habría sido muy distinto.

Todo indica que esta dolorosa eliminación puede darle un giro a la forma como Cuba mira su béisbol, dejando a un lado las cuestiones políticas e ideológicas, para meterse en lo enteramente deportivo.

comments powered by Disqus