Béisbol 11/01/2017 - 12:00 a.m. miércoles 11 de enero de 2017

Un torneo juvenil parejo, sin favoritos y disputado

No hay equipos invictos. Y aunque los batazos de largo metraje están ausentes, la emoción en cada encuentro ha sido la tónica

Chiriquí ha tenido un pésimo arranque en este campeonato. Hasta anoche, no había podido ganar. / Archivo | La Estrella de Panamá
Archivo | La Estrella de Panamá

Chiriquí ha tenido un pésimo arranque en este campeonato. Hasta anoche, no había podido ganar.

Harmodio Arrocha Jr.
periodistas@laestrella.com.pa

Sin contar lo sucedido en la noche de este martes, veamos algunas cosas relevantes de lo que va del campeonato nacional de béisbol, categoría juvenil.

Qué nos dejó la primera semana de actividad del campeonato nacional de béisbol juvenil, dedicado al doctor Daniel Herrera.

Interesante ha sido el arranque, a pesar del inconsistente arbitraje en algunos partidos y los juegos demasiado lentos, que no creo que ayuden mucho al espectáculo.

Así es. Hemos visto una liga diferente, sin trabucos, en la que Panamá Metro, el actual monarca de la pelota juvenil, ha pasado mucho trabajo para sacar los triunfos.

No estoy diciendo que este equipo metropolitano sea malo. No, de ninguna manera, pero ha dejado muchas dudas en su accionar, por lo menos en estos primeros partidos.

Lo dudan. Revisen las fallas que lo llevaron a caer ante Panamá Oeste y Darién en dos noches en tinieblas para los capitalinos.

En seis partidos jugados, la ofensiva capitalina bateó para .241, conectaron 48 hits, anotaron 24 carreras y acumularon 24 remolcadas. Sus lanzadores tiraron para 0.94 de efectividad y su cuadro cometió cinco errores, siendo la mejor defensa en este arranque.

Metro, que se estafó 8 bases, cerró la primera semana con balance de 4-2, tras los dos reveses seguidos.

Respecto a los juegos muy lentos. Creo que hay que instalar relojes por todos lados y apretar las tuercas. Increíble. Panamá Metro y Coclé, que duró 11 entradas, emplearon 5 :33 horas en su juego.

Hay varios factores que inciden. Los árbitros , sobre todo de home plate , permiten que el receptor vaya muchas veces a hablar con el lanzador. Otra cosa, la necedad de hacer que los juegos televisados, los directores reten las jugadas.

Se requiere un equipo que pueda hacer este trabajo. Y no depender de las televisoras para decidir.

UN TORNEO SINGULAR

El campeonato juvenil no deja ver a un equipo sobresaliente del resto.

8 novenas avanzarán a la siguiente vuelta del certamen, en enfrentamientos directos entre los clasificados.

PANAMÁ ESTE

Una agradable sorpresa, sin duda, ha sido Panamá Este, el equipo que debuta en estos campeonatos, que ha dejado una buena impresión, cerrando este tramo con marca de 4-2, siendo su pitcheo 1.83 de efectividad colectiva, su principal soporte.

Ciertamente, su timonel, el ex Grandes Ligas Carlos Maldonado, ha movido muy bien sus fichas en el cuadro.

Herrera con foja de 5-1 terminó con el mejor récord en el inicio de la liga, en el que también enseñaron las uñas equipos como Los Santos, Colón y Veraguas. Los tres cerraron con balance de 4-2.

A propósito de Colón, los ‘‘Beep Beep” terminaron hechos una fiera, repartiendo palo por todos lado (.294- 29 remolques), aunque su defensa (16 errores) dejó muchas interrogantes.

El pitcheo estuvo a la orden del día. Esteban Aldoban, Vidiel Ramos y Raúl Quintero, los tres con marca de 2-0, en ganados y perdidos, fueron las mejores ‘escopetas' en este tramo.

Pero lo más destacado en el montículo fue el no hit-no run combinado que le tiró Los Santos a Panamá Oeste, en el estadio Justino Salinas de La Chorrera, en la apertura del torneo.

Los lanzadores santeños, Raúl De Gracia, Celestino Ulloa y José Solís no le dieron tregua a la ofensiva de Panamá Oeste, para lanzar un partido sin imparables ni carreras.

Solo dos jugadores de los Vaqueros llegaron a base. Abel Reyes y Eduardo Merchan recibieron los boletos.

LOS GRANDES BATAZOS

En cuanto a los artilleros, el experimentado jugador profesional capitalino David Escobar se portó en el cajón de bateo tal como es, ‘un demonio disfrazado de bateador'.

Bateó para .476, con 10 hits en 21 turnos al bate, para ser pieza clave en el ataque de los metropolitanos.

El santeño César Cortez, con average de .545, un porcentaje de llegar a bases de .655 y un sluggin de .727, fue el bateador más consistente en esta primera semana.

Ni hablar del terrible comienzo de temporada de la tropa chiricana, que cerró con un balance de 0-6, compartiendo con Bocas del Toro el oscuro sótano de la tabla de posiciones.

comments powered by Disqus