Béisbol 24/04/2016 - 12:00 a.m. domingo 24 de abril de 2016

El motor de Cabrera aún no ha encendido

Saludable, por primera vez en mucho tiempo, los Tigres aún esperan que el venezolano comience a carburar en la parte ofensiva

El mánager Ausmus (7) confía en el venezolano. / Scott Halleran | AFP
Scott Halleran | AFP

El mánager Ausmus (7) confía en el venezolano.

Anterior Siguiente

Servicios internacionales
online@laestrella.com.pa

Los Tigres de Detroit han comenzado la temporada al mismo ritmo que les ha impuesto su máxima estrella, el venezolano Miguel Cabrera.

Saludable, por primera vez en muchos años, Cabrera es el motor que mueve toda la ofensiva de los Tigres, que aunque tienen balance positivo, no ha podido combinarse de una mejor forma para desplazar a los Reales de Kansas City, campeones de la Serie Mundial y líderes de la División Central de la Liga Americana.

A diferencia de otras temporadas, Cabrera está libre de dolencias; pero su bate parece acusar algunas dificultades.

Sin contar su actuación sabatina ante los Indios de Cleveland, el venezolano tenía promedio de .220, con un cuadrangular y seis carreras empujadas, en quince partidos disputados hasta el momento.

Ian Kinsler lidera a los Tigres en bateo (.358), mientras que Jarrod Saltalamacchia está al frente en cuadrangulares (5) y carreras remolcadas (14).

El piloto Brad Ausmus prefiere no poner presiones adicionales sobre Cabrera, sabiendo que aún no se completa el primer mes de la temporada regular.

‘Es cuestión de calentarse, de tomar el ritmo. ‘Miggy' tarda siempre un poco en tomar el paso, esperamos que suceda y ya veremos cuando comience a batear', apuntó Ausmus, con bastante seguridad.

EN BAJO PERFIL

UN HOMBRE CONSISTENTE

Miguel Cabrera tiene un comienzo lento en esta temporada de la MLB

320 es el promedio de por vida para el de Maracay, siendo uno de los más altos entre los peloteros activos en las Grandes Ligas.

En la última semana, Cabrera solo batea para .192; producción que va de acuerdo con lo que están haciendo los Tigres, que perdieron cinco de los seis partidos que disputaron en este período.

De por vida, el venezolano batea para .320, de lo más alto entre los peloteros activos, pudiendo acceder a los 2 mil 500 imparables en esta misma temporada, y acercarse a los 450 jonrones.

Un punto en su favor es que comienza a mostrar sus mejores perspectivas de bateo, conforme avanza la temporada regular.

En sus siete últimas campañas, no ha bajado su promedio de .330. Cabrera, sin embargo, ha lidiado constantemente con lesiones y problemas físicos en este período; así que estando sano ahora, los Tigres esperan que lidere a sus bateadores.

 

comments powered by Disqus